Seiscientos niños y mujeres son usados como escudos humanos en la Mezquita Roja

  • Se han producido explosiones y tiroteos en las últimas horas, entre los paramilitares y los rebeldes.
  • El líder detenido por las autoridades pide a los integristas rebeldes que se entreguen.
  • El Gobierno pakistaní ha prorrogado varias veces el ultimátum.
  • Catorce rebeldes han muerto durante la casi semana de asedio.
Un grupo de mujeres abandona la Mezquita Roja REUTERS/Mian Khursheed
Un grupo de mujeres abandona la Mezquita Roja REUTERS/Mian Khursheed
REUTERS/Mian Khursheed

Cientos de radicales islámicos resisten en la Mezquita Roja de Islamabad pese a la amenaza del Gobierno de lanzar un asalto contra unas instalaciones en las que hay un indeterminado número de niñas cuyos angustiados padres no las han podido recoger.

En las últimas horas, varias explosiones y disparos se han escuchado en los alrededores de la Mezquita Roja de Islamad, tras varios días de asedio.

El detenido líder de la Mezquita Roja de Islamabad, el clérigo Abdul Aziz, pidió a los radicales atrincherados en el templo que se rindan, aunque en las últimas horas lo han hecho sólo unas docenas de mujeres de su seminario pese a la amenaza de asalto de las fuerzas de seguridad.

El "maulana", o maestro, Aziz, quien fue arrestado ayer cuando abandonaba la mezquita camuflado bajo un burka negro , hizo ese llamamiento en una "entrevista" con la televisión estatal, pero su hermano, Abdul Rasheed Ghazi, que resiste en el interior del templo, mantuvo que ha sido forzado a hacerlo.

Niños como escudos humanos

El líder capturado del movimiento estudiantil de estilo talibán de la mezquita dijo en una entrevista difundida en la televisión estatal que aún había 850 estudiantes en el interior del complejo, entre ellos 600 mujeres y niñas, pero añadió que sólo 14 hombres estaban armados con fusiles kalashnikovs, granadas y bombas de petróleo.

No están siendo usados como escudos humanos, sólo les dimos pasión por la guerra santa
"No están siendo usados como escudos humanos, sólo les dimos pasión por la guerra santa", dijo Aziz.

Un coronel de las fuerzas paramilitares que asedian la mezquita ofreció un relato diferente.

"Definitivamente, son niños. La mayoría son de áreas remotas", dijo el coronel Masha Allah. "Algunos de los que salieron de la madraza nos contaron que
habían permanecido encerrados en una habitación", añadió.

Asedio sin luz ni agua

Rodeados por fuerzas paramilitares, soldados y policías con blindados y armamento pesado, los integristas han hecho caso omiso del llamamiento del líder de la Lal Masjid (Mezquita Roja), el "maulana", o maestro, Abdul Aziz, para que se rindan, aunque su hermano, que comanda a los rebeldes, asegura que le forzaron a ello.

Desde dentro de la mezquita, donde el agua y la luz han sido cortados en días de fuerte calor en Islamabad, Ghazi exigió que el Gobierno garantice que no se tomarán medidas legales contra los radicales si deponen las armas.

Tras los primeros enfrentamientos del pasado martes y miércoles, en los que

han muerto 14 personas, la pasada madrugada,
ocho explosiones sacudieron los alrededores de la mezquita , y según fuente diplomática citada por Efe las fuerzas de seguridad lograron esta madrugada penetrar en el recinto y ocupar parte de sus instalaciones, aunque el gran asalto aún no ha sido lanzado.

Después expirar el último ultimatúm a las 13.00 horas locales (08.00 GMT), los medios paquistaníes informaron de que el presidente, Pervez Musharraf, se había reunido con los responsables de gestionar esta crisis para evaluar la situación.

Salida pacífica

Según una fuente oficial, los seminaristas que han abandonado la Mezquita en los últimos días dijeron a las autoridades que la mayoría de ellos querían rendirse, pero que el clérigo Ghazi no se lo permitía.

Fuentes oficiosas citadas por los medios paquistaníes dijeron que

el régimen aún confía en una solución pacífica de la crisis, para lo cual mantiene una comunicación telefónica abierta entre Ghazi y el presidente de la gubernamental Liga Musulmana, Chaudhry Shujaat Hussain.

Este último ya actuó como negociador el pasado abril, cuando los responsables de la mezquita reclamaron al Gobierno la imposición total de la Sharia o ley islámica y crearon un tribunal paralelo al estilo talibán encargado de su observancia, asegurando tener a
10.000 hombres dispuestos a atentar en nombre de la "yihad".

Aunque la Mezquita Roja está desde hace tiempo en el
ojo del huracán por las proclamas fundamentalistas de sus líderes, hasta ahora el Gobierno de Musharraf había evitado usar la fuerza para no abrir un nuevo frente de crisis en el país.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento