Juncker dice que un parlamento autonómico como el catalán no puede declarar la independencia

  • El secretario de Estado para la Seguridad Social, Tomás Burgos, asegura que una secesión provocaría "devastadoras consecuencias" para los pensionistas.
  • El Gobernador del Banco de España sugiere que con las "tensiones graves" propias de un proceso independentista podría desencadenarse un corralito.
  • Artur Mas asegura que ninguna de las dos advertencias "cuela" y amenaza con no pagar la deuda de Cataluña si la independencia no es "negociada".
  • En los últimos días, varias instituciones, organismos y personalidades han lanzado sus advertencias y expresado sus temores sobre la independencia.
  • La banca se pronuncia sobre Cataluña y habla de "exclusión financiera".
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.
EFE/Laurent Dubrule

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, se ha pronunciado personalmente sobre el debate soberanista catalán, por escrito y respondiendo a una pregunta parlamentaria del eurodiputado del PP Santiago Fisas. Ha dicho, unos días después de que lo hiciera ya el portavoz de su Ejecutivo, que un parlamento autonómico no puede decidir sobre "la determinación del territorio de un Estado miembro" de forma contraria a la Constitución del país.

Juncker recuerda, no obstante, que no corresponde a la Comisión "manifestar su opinión sobre cuestiones de organización interna relacionadas con las disposiciones constitucionales de un Estado miembro en particular". Añade que, según el Tratado de la UE, la Comisión debe respetar la "identidad nacional" de los Estados miembros y respetar "las funciones esenciales del Estado, especialmente las que tienen por objeto garantizar su integridad territorial".

Estas palabras coinciden en el tiempo con las del secretario de Estado para la Seguridad Social, Tomás Burgos, que ha calificado de "devastadoras" las consecuencias que traería para los pensionistas una secesión de Cataluña. Para el alto cargo del Gobierno, la secesión "dejaría en el aire las obligaciones y compromisos de pago en materia de pensiones" y Cataluña se vería obligada a "un incremento brutal" de las cotizaciones o a un recorte en las prestaciones.

Así lo ha explicado en unas declaraciones a El Mundo, en las que ha añadido que "los gastos de gestión para un hipotético sistema propio desgajado del resto se dispararían" y ha advertido de que los residentes en Cataluña que han cotizado durante años "entrarían en un limbo aún no aclarado".

"No cuela", se adelantó el lunes Artur Mas durante una comparecencia. "Es mentira total que las pensiones corran peligro. En un Estado catalán, las pensiones están más garantizadas y pueden ser hasta un 10% más grandes, según los expertos", afirmó. También advirtió de que sería España quien "debería asumir toda la deuda pública que corresponde a Cataluña" si se produce una independencia "no negociada".

Mas contestó asimismo al gobernador del Banco de España, Luis María Linde, que en un desayuno informativo de Europa Press avisó de los inconvenientes para Cataluña de una posible secesión unilateral, entre ellos un "corralito" financiero derivado de la salida "automática" de la UE y también del euro. El president calificó sus palabras de "inmoralidad, irresponsabilidad e indecencia".

Linde explicó que las "tensiones graves" pueden dar lugar a corralitos, pero insistió en que la secesión catalana es un "futurible altamente improbable". Otro de los problemas que tendría que afrontar una Cataluña independiente sería su "automática" salida de la Unión Europea y de la zona del euro, por lo que, lógicamente, no tendría acceso a la liquidez que facilita el Banco Central Europeo (BCE).

Sobre si sería viable económicamente una Cataluña independiente, Linde dijo que hay países más pequeños que esta comunidad autónoma, también en Europa, pero ha afirmado que "no tiene mucho interés" plantear estas cuestiones "en abstracto".

Advertencias desde todos los frentes

En las últimas semanas, varias instituciones, organismos oficiales, colectivos y personalidades internacionales han lanzado sus advertencias y expresado sus temores respecto a una eventual independencia de Cataluña. Estos son los mensajes más importantes destinados a Artur Mas:

  • 22 de septiembre. Seguridad Social. Tomás Burgos, secretario de Estado de Seguridad Social, asegura en una entrevista en El Mundo que la secesión "dejaría en el aire las obligaciones y compromisos de pago en materia de pensiones".
  • 22 de septiembre. Ministra de Fomento. Ana Pastor alerta de que "hay muchas cosas que están en riesgo", como una red de infraestructuras "que en el caso de Cataluña ha experimentado un desarrollo espectacular y en la que en esta Legislatura se han invertido 8.000 millones de euros".
  • 21 de septiembre. Banco de España. El gobernador, Luis María Linde, dejó caer que una independencia podría desencadenar un corralito financiero debido a las "tensiones graves" generadas, tal y como ha ocurrido, mencionó, en Grecia y algunos países de Latinoamérica.
  • 21 de septiembre. Jean-Claude Juncker. En una respuesta parlamentaria a un eurodiputado del PP, el presidente de la Comisión Europea insiste en que un parlamento autonómico no puede tomar decisiones contra la Constitución del país al que pertenece.
  • 18 de septiembreAEB y CECA. La banca se pronunció la semana pasada en un inédito comunicado firmado por la Asociación Española de Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA). Aseguraron que la secesión podría provocar una "exclusión financiera" de Cataluña y escasez de crédito.
  • 18 de septiembre. Círculo de Empresarios de Cataluña. Hizo pública una declaración institucional en la que alertaba sobre los "gravísimos daños" para "la economía española y especialmente la catalana" de una independencia. Su presidente, Javier Vega de Seoane, ha dicho que los empresarios catalanes están "horrorizados".
  • 18 de septiembre.25 exministros de UCD, PP y PSOE. Han firmado un manifiesto titulado "Ante el intento de separar Cataluña de España" en el que avisan de que "imponer como hecho consumado una España sin Cataluña" es "disparatado" y equivaldría a un golpe de Estado. Entre ellos, Eduardo Zaplana, Josep Piqué, Rodolfo Martín Villa, José Bono, Cristina Garmendia y Marcelino Oreja.
  • 18 de septiembre.Patronal tecnológica. Ametic "ve con honda preocupación las consecuencias que pueden derivarse de una hipotética segregación de Cataluña del resto de España" y ha advertido de que podría suponer un "grave perjuicio" para las empresas del sector.
  • 18 de septiembre.Sector farmacéutico. El presidente de Almirall, Jorge Gallardo, difundió un vídeo en la intranet de la compañía para advertir a sus trabajadores de las "consecuencias negativas" que una declaración unilateral de independencia de Cataluña tendría para los intereses del grupo.
  • 17 de septiembre. Comisión Europea. Ha reiterado que si Cataluña se independiza dejaría de ser parte de la Unión Europea y pasaría a ser considerada un tercer país fuera del club comunitario al que no se aplicarían los tratados.
  • 16 de septiembre. Círculo de Economía. Rechaza las decisiones "unilaterales" y ha apostado por una "consulta legal, acordada y bien informada", descartando que las elecciones del 27-S puedan ser plebiscitarias.
  • 15 de septiembre.Obama. En la comparecencia que ofreció junto al rey Felipe VI, de visita oficial en EE UU, el presidente Barack Obama, dijo estar "profundamente comprometido" con mantener una relación "con una España fuerte y unida", sin aludir expresamente al proceso soberanista.
  • 7 de septiembre.CEOE y Cámara de Comercio. Sus presidentes, Juan Rosell y José Luis Bonet, publicaron el 7 de septiembre una carta en la que defendieron que una Cataluña independiente tendría menor actividad económica, menos empleo y "peores condiciones de vida".

Optimismo ante las previsiones económicas

Por otra parte, Linde fue más optimista durante su discurso en el desayuno mencionado al hablar de las previsiones económicas para este año y el que viene, que ha mantenido en el entorno del 3% para 2015 y ligeramente por debajo para 2016, siempre y cuando España no abandone la senda de las reformas, orientadas a mejorar la productividad y el empleo.

Preguntado por si no sería necesario dar "una vuelta de tuerca" a la reforma laboral, ha defendido que la "idea básica" de la reforma realizada por el Gobierno no debe ser corregida, aunque ha admitido que hay aspectos "mejorables", entre ellos la "continua judicialización" de algunas de sus disposiciones.

En cuanto a si ha llegado el momento de empezar a subir los salarios en España, Linde ha abogado porque se suban "donde se pueda", pero no de forma generalizada y sin que conlleve despidos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento