Alexis Tsipras
El ex primer ministro griego y líder de Syriza, Alexis Tsipras, en el mitin de cierre de campaña de las elecciones en Grecia. GTRES

Aterrizó en el poder con la popularidad de una estrella. Por dondequiera que pasara, los ciudadanos le aclamaban al grito de "Alexis, Alexis". En cambio, en el escenario político europeo, el éxito popular del flamante ex primer ministro griego, Alexis Tsipras, provocó cuando menos recelos.

Sin embargo, ocho meses después, los ciudadanos volvieron por tercera vez a las urnas para respaldar al líder de Syriza, que será el encargado de aplicar los ajustes firmados a cambio del tercer rescate para el país.

Lejos queda la imagen del diablo que sacaría a Grecia de la eurozona o la convertiría en una Corea del Norte más que pintaba la oposición conservadora, liderada entonces por el primer ministro Andonis Samaras.

En los siete meses que duró su Gobierno, Tsipras ha demostrado que su intención nunca fue la salida del euro, como prueba el hecho de haber firmado un rescate que poco tiene que envidiar a los programas de ajuste anteriores y que le costó la ruptura de su partido.

Su rival conservador, Vangelis Meimarakis, llegó a decir de él que se ha convertido en el "niño mimado" de la Unión Europea tras haber firmado el rescate.

De líder estudiantil a presidir un país

Tsipras nació en 1974, apenas unos días después de la caída de la Junta de los Coroneles, que había oprimido al país desde 1967. Desde el instituto, despuntó como líder estudiantil en las protestas contra las reformas educativas de los sucesivos gobiernos y como militante de las juventudes del poderoso Partido Comunista de Grecia (KKE), entonces aliado con otras fuerzas de izquierda en una coalición.

De unificador de Syriza ha pasado, a ojos de muchos, a ser el enterrador del partido La caída de la Unión Soviética provocó una escisión en el seno de KKE, y la mayoría de sus militantes abandonó esta coalición, mientras una minoría permaneció en ella. Tsipras optó por estos últimos y por la amalgama de socialistas, trotskistas, maoístas, ecologistas y otras varias familias de la dividida izquierda que en 2004 se convertiría en la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza).

Ingeniero civil de profesión, su carrera política empezó en 2006, cuando fue nombrado candidato de su partido a la alcaldía de Atenas y consiguió el 10,6% del voto, un resultado inesperado que le propulsó, a inicios de 2008, a la presidencia de Synaspismos, principal componente de Syriza.

El giro radical que dio al discurso político de su partido le costó una escisión, a inicios de 2010, del ala más moderada, que creó otra formación, Dimar.

Después de las elecciones de 2012, Tsipras emprendió con éxito el trabajo laborioso de fusionar los distintos grupúsculos en un solo partido, Syriza.

Ese mismo año, empezó su ascenso fulminante, cuando, para sorpresa general, su partido, cuya influencia electoral se situaba hasta entonces entre 3% y 5%, se convirtió en la segunda fuerza política gracias a un programa de rechazo de la austeridad draconiana que los acreedores del país habían impuesto a Grecia.

En los dos años y medio que siguieron se lanzó a la conquista de la clase media griega, que tras seis años de recesión, vio hundido su nivel de vida.

Tres años después, el protagonista de la política antiausteridad no solo se ha convertido en un discípulo aplicado de la eurozona, sino que de unificador de Syriza ha pasado, a ojos de muchos, a ser el enterrador del partido.

Nueva escisión en Syriza

Ha sido bajo su Gobierno y su liderazgo cuando se ha producido una nueva escisión, esta vez por la salida de la facción más radical, liderada por el exministro de Energía Panayotis Lafazanis.

Hace pocas semanas Lafazanis fundó una nueva formación, la Unión Popular, que en las elecciones de este domingo acudió con un programa antirrescate y finalmente no logró el 3% de los votos necesarios para obtener representación parlamentaria.

Esta vez, Tsipras ya no se presentaba como el revolucionario que acabaría con la austeridad o daría marcha atrás a las privatizaciones, por citar algunos de los lemas de su anterior campaña, sino como el estadista que quiere darle un rostro algo humano al programa de ajustes que acompaña al tercer rescate. Una imagen que finalmente ha logrado convencer al electorado, que le ha otorgado la victoria y el mando para aplicar el memorándum aprobado.