Matilde: "No he cobrado más de 900 euros al mes en los 13 años que llevo trabajando"

Matilde, empleada de limpieza de 52 años.
Matilde, empleada de limpieza de 52 años.
JORGE PARÍS

El moderado optimismo que despertó este jueves la encuesta trimestral de costes laborales del INE por la subida ligera de un 0,6% en los salarios, se da de bruces con la realidad de los trabajadores. Una cosa es el promedio general—1.941 euros de sueldo medio en España— y la otra es observar en España la gran cantidad de nóminas seiscientioeuristas y huchas vacías.

"La situación es crítica, es difícil encontrar un trabajo y veo a mucha gente desesperada", se lamenta Matilde Chumbe, una trabajadora peruana de 52 años, del sector de la limpieza, que gana 800 euros al mes por 39 horas de trabajo semanales y que, aún así, se siente afortunada. "Mis compañeras trabajan solo 15 ó 20 horas porque no hay más trabajo. Antes las empresas te llamaban para suplencias, pero ahora si no tienes una recomendación es difícil que entres".

Matilde sabe muy bien qué es una situación desesperada. Ella nunca se llevó a casa más de 900 euros al mes desde que llegó en 2002 a nuestro país. Echa la vista atrás, ahora. Y observa que lleva trece años viviendo muy por debajo del mileurismo y peleando a diario por cuadrar las cuentas domésticas.

Su situación no es única, ni es particular de su sector. Según Hacienda, el 34% de los trabajadores, en algún momento del año, ha cobrado menos del Salario Mínimo Interprofesional que en España asciende a 645 euros mensuales. El ahorro tampoco parece una opción factible para muchos y así lo demuestra que un 63% de los hogares no logre guardar nada a finales de mes y el 7,1% haya tenido que endeudarse para pagar sus gastos domésticos.

"¡Ven aquí, que hay mucho trabajo!"

Matilde había dejado atrás un negocio propio de comida en Perú porque la situación en su país era complicada. "Algunas personas me animaron, me decían '¡ven aquí, que hay mucho trabajo!". Así que la mujer montó el petate y se vino a España en 2002 con los 6.000 euros de deuda que arrastraba de su negocio y del billete de avión. Empezo a trabajar en la limpieza: 24 horas semanales y  450 euros al mes.

"No sé cómo podía vivir con eso, pero tenía que ajustarme; me daba para poco más que una habitación en un piso compartido", explica. Y así pasó Matilde sus cinco primeros años en España. Con menos de 500 euros al mes y aprovechando las horas extras que le ofrecía en pocas ocasiones su empresa. Y si tenía esperanza de mejorar su vida y sus ingresos, la crisis económica acaba de truncar sus expectativas y las del resto de españoles. Los dos millones de parados registrados en 2007 se convierten en cinco millones de desempleados en 2013.

Matilde conserva su trabajo, pero su salario se ha resentido y su jornada laboral es extenuante. Se despierta a las 4:30 en su casa de Fuenlabrada para llegar a un Centro de Formación Ocupacional gestionado por el Ayuntamiento de Madrid donde limpia cuatro horas, de 6:30 a 10:30. A esa hora vuelve al transporte, se prepara la comida en su vivienda y regresa a Madrid para completar otras cuatro horas de trabajo vespertino limpiando el colegio Vázquez de Mella. A su casa no llega hasta las nueve de la noche, así que su jornada se extiende cada días durante 16 horas.

"Yo no veo mucha perspectiva de cambio", lamenta desesperanzada Matilde. Esos 800 euros que gana ahora trabajando para un contrata de limpieza pueden incluso considerarse un lujo en su trayectoria salarial. Ahora vive con su pareja, que también trabaja en la limpieza. "Si no llego a vivir con él, no sé como habría sobrevivido estos años..."

Mostrar comentarios

Códigos Descuento