El viento y la lluvia ocasionaron un total de 128 incidencias en la comunidad gallega, según los datos registrados en el centro de atención a las emergencias 112 Galicia.

Más del 50% de las llamadas recibidas en el 112 estuvieron relacionadas con la caída de árboles y ramas y, en menor medida, por la acumulación de agua en carreteras y calles y por desprendimientos de tierra, piedras, postes y cables de luz y teléfono.

El 112 señala que ninguna de las incidencias revistió gravedad y que el grueso de las intervenciones (64) se produjo en la provincia de Pontevedra, especialmente en las ciudades de Vigo y la capital del Lérez.

En concreto en la parroquia de Marcón, un árbol cayó sobre un vehículo sin ocupantes. También en el lugar de Casal Novo, algunos árboles tirados complicaron el acceso de los vecinos a sus viviendas. En ambos casos, el personal del 112 solicitó la colaboración de los efectivos de seguridad y emergencias de la ciudad.

Además de la caída de árboles y ramas y el desplazamiento de elementos de mobiliario urbano en la ciudad olívica, en su área se registraron otros incidentes provocados también por la acción del viento. Así, en Tomiño, otro árbol se precipitó sobre un turismo, pero nadie resultó herido.

Desbordamiento del río caldo

Fuera de la provincia pontevedresa, en Ourense, los servicios de emergencias de Lobios informaron del aumento del caudal del río Caldo, que terminó por desbordarse y arrancó parte del mobiliario de la zona termal.

Por otra parte, en A Fonsagrada (Lugo), un autobús tuvo dificultades para seguir la ruta a causa de un árbol atravesado en la vía. En la provincia de A Coruña, los municipios en los que más se dejaron sentir los efectos del fenómeno meteorológico adverso fueron Padrón, Ribeira y Rianxo. En total, toda la provincia contabilizó 40 intervenciones. Lugo tuvo 15 y Ourense 8.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.