Aragón es una de las comunidades españolas con más peso en cuanto a la recepción de turistas religiosos se refiere. La Ruta Mariana (El Pilar y Torreciudad), la Semana Santa de Zaragoza o la del Bajo Aragón, el Camino de Santiago y los Corporales de Daroca son grandes dinamizadores de este tipo de turismo. Las visitas a estos lugares, itinerarios y celebraciones de origen religioso reportan cerca de 187 millones de euros

Así se desprende de un estudio realizado por la consultora de turismo Aradex, en el que la llegada de los cientos de miles de personas que visitan los lugares de fe de la geografía aragonesa o participan en las celebraciones de origen eclesiástico genera un impacto económico de 187 millones de euros anuales.

Alojamiento, restauración, agencias de viajes receptoras, transportes públicos, alquiler de vehículos, comercios minoristas y empresas de servicios lúdicos y culturales son sectores en los que directamente repercute la llegada de este tipo de turista.

Hay que diferenciar entre la figura del peregrino propiamente dicho (la motivación del viaje es exclusivamente religiosa) y la del turista religioso (la motivación se basa en el binomio cultura-religión), pero ambos perfiles responden a lo que se denomina de manera global 'Turista Religioso'.

Los dos tipos se acercan cada año a las diferentes propuestas espirituales o sagradas que Aragón ofrece dentro de su amplia y variada oferta en este segmento turístico. En concreto, los santuarios del Pilar y Torreciudad, integrantes de la Ruta Mariana, han recibido a lo largo del pasado año 1.100.000 turistas religiosos (peregrinos y turistas religiosos).

La estancia media de estos viajeros en Zaragoza ha sido de 1,68 días y de 2,77 en el entorno de Torreciudad y el gasto medio diario se situó en 45,9 euros.

Según Aradex, el gasto directo producido por los turistas que visitaron por motivos religiosos Aragón ha alcanzado la cifra de 105 millones de euros, el indirecto fue de 44 millones de euros (por cada euro generado por el gasto directo se activan otras ramas productivas por un valor equivalente a 1,42 euros) y el inducido o impacto en el PIB de los trabajadores del sector turístico arrojó un resultante de 38 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.