Los alcaldes de Quesada y Huesa, los dos municipios más afectados por el incendio declarado el pasado mes de julio en la provincia de Jaén y que arrasó más de 10.000 hectáreas de superficie forestal y agrícola, han reclamado al Gobierno central "un trato especial" que vaya más allá de las ayudas generales previstas para situaciones de emergencias que es lo que se les ha ofrecido desde la Subdelegación del Gobierno.

"La magnitud de este incendio requiere un trato especial", ha dicho el alcalde de Quesada, Manuel Vallejo, a Europa Press. Ha recordado que han sido más de 10.000 las hectáreas afectadas y en su inmensa mayoría "de un alto valor ecológico".

Vallejo ha señalado que los municipios afectados por "esta gran catástrofe" originada el pasado 5 de julio por una tormenta seca con carga eléctrica ya aprobaron en sus respectivos plenos dirigirse a la Junta de Andalucía, el Gobierno central y la Diputación para solicitarles ayudas de cara a la recuperación de la zona.

"La Junta ya ha anunciado que destinará 2,1 millones de euros en la reforestación, la Diputación ha realizado una campaña de promoción de la zona, mientras que del Gobierno central todavía estamos esperando respuesta", ha dicho Vallejo.

El alcalde de Huesa, Ángel Padilla, ha señalado que ha sido precisamente por este "silencio" de la Administración central lo que les ha llevado a reunirse con el subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, en un encuentro al que también asistieron los alcaldes de Cabra de Santo Cristo y Larva.

La respuesta por parte de Lillo se limitó a las ayudas generales previstas para situaciones de emergencias, sin que se haya contemplado una ayuda específica para hacer frente a los daños del incendio de Quesada.

"Vamos a seguir reclamando y buscando fórmulas para que llegue dinero destinado a la recuperación de la zona afectada", ha dicho Padilla, mientras que Vallejo ha indicado que "seguiremos insistiendo una y otra vez hasta que el Gobierno diga abiertamente si va a prestar su ayuda o no".

Consulta aquí más noticias de Jaén.