Erotomanía. La erotomanía se refiere a las personas que desarrollan la convicción que puede convertirse en creencia alucinatoria que alguien con el que ha mantenido una relación superficial o inexistente está enamorado de ellas. Suelen ser personajes importantes, artistas del cine o cantantes. Los roqueros crearon la palabra "groupie" para definir a las seguidoras de los grupos musicales que se metían el las camas de sus ídolos.

Esclavos. Se llaman así a las personas que alcanzan el orgasmo a través de la sumisión y la obediencia ciegas. Los amos suelen establecer contratos detallando minuciosamente las funciones del esclavo a los que suelen someter a todo tipo de vejaciones psíquicas y físicas.

Exhibicionismo. Un exhibicionista es la persona que obtiene su placer erótico o su orgasmo de la exhibición de su cuerpo o de sus genitales. La exhibición de los genitales o los senos forma parte del cortejo sexual de la mayoría de los primates y de los humanos. Sin embargo, hay algunas personas que se exhiben sin intenciones de realizar el acto sexual, la mayoría de las veces ante menores, para sentir la sorpresa o el miedo de éstos. No confundir este tipo de conductas con el juego adulto de la exhibición, que se realiza en muchos lugares de encuentro de jóvenes, como discotecas o playas.

Eyaculado. El sabor, la consistencia o la cantidad, tanto de lo eyaculado como del líquido vaginal varía de unas personas a otras y de unas situaciones a otras. La consistencia de la eyaculación cambia inmediatamente después de la emisión del semen haciéndose más espeso dentro de la vagina para favorecer la permanencia de los espermios. El sabor varía según la alimentación: Amargo: se asocia al consumo de cigarrillos, marihuana y alcohol. Agrio: Carnes rojas, espárragos, coles y repollos, espinacas y vitaminas liposolubles. Suave casi dulce: Vegetales y mucho apio. El consumo de ajo o cebolla también se nota en la eyaculación y el líquido vaginal.