Canarias es la comunidad autónoma donde más bajó el gasto en sanidad, más de un 6%, durante la crisis económica (entre 2007 y 2014), según el Barómetro de Consumo Barclaycard-IESE presentado esta mañana en Madrid.

De las 17 comunidades autónomas, Canarias ocupa el noveno puesto en cuanto a gasto total en consumo sobre el conjunto de España, por detrás de Castilla-La Mancha y por delante de Aragón, según datos de 2014. El gasto medio por persona en las islas es de 8.906 euros, muy por debajo de la media española (10.759 euros), siendo la comunidad con menor gasto per capita de España.

En términos agregados, Canarias es la segunda región donde más ha caído el consumo per cápita durante los años de crisis, por detrás de Baleares. En el conjunto de España, el consumo se contrajo un 8,6% entre 2007 y 2014, frente al 15% registrado en el archipiélago canario.

Teniendo en cuenta las distintas categorías de gasto, el que más se ha reducido en Canarias, además de joyería (68%), es el de mobiliario y equipamiento del hogar (-46%), seguido de ropa y calzado (-30%). Por el contrario, se ha incrementado el gasto en educación (+30%), así como en agua, gas, electricidad y teléfono, que ha crecido un 8%.

En 2014, el consumo creció un 3,3% en Canarias, mientras que en el conjunto de España se incrementó un 0,8%. El gasto per cápita de los canarios está por debajo de la media española en todas las categorías de gasto. De hecho, Canarias es la comunidad que menos gasta por persona en ropa y calzado (424 euros), restaurantes (618 euros) y joyería (13 euros) de España.

Alimentos y bebidas es la partida en la que más gastan los canarios, 1.505 euros per capita. En joyería es en lo que menos, seguido de educación (102 euros), gasto que se ha incrementado significativamente entre 2007 y 2014.

Cómo gastan los canarios.

Para todas las franjas de edad, alimentos y bebidas es la partida del gasto que se lleva la mayor parte del presupuesto del hogar. Un 33% para hogares con un sustentador principal de 65 años o más, un 27% para hogares con edades intermedias y un 22% en hogares donde el sustentador principal tiene 30 años o menos.

En el caso del gasto en restaurantes, la situación es a la inversa: un 19% los menores de 30, frente a un 9,6% para los de 65 o más. El gasto en educación es mayor para hogares intermedios (3,1%), quienes típicamente tienen jóvenes a su cargo. Los más jóvenes gastan más carburantes y vuelos y hoteles que las demás categorías, mientras que los mayores de 65 años gastan más en sanidad y en agua, gas, sanidad y teléfono.

La categorización por estructura del hogar no arroja diferencias sustanciales para el gasto en alimentos y bebidas ni para gasto en restaurantes. En cambio, se observan diferencias sustanciales en los hogares con hijos, que gastan más en Educación (4%), en ropa y calzado (11%), pero también en carburantes (9,8%). En el caso de sanidad, los hogares con niños gastan el 6% de presupuesto, los hogares de un adulto 9,1% y los de dos adultos 9,4%.

Por nivel de ingresos.

La categorización por ingresos de hogar muestra que la fracción del presupuesto destinado a alimentos y bebidas es de 36%, 28% y 22%, respectivamente, para los hogares con menos de 1.000, entre 1.000 y 3.000 y más de 3.000 euros de ingresos netos mensuales. Asimismo, estos valores en el caso de restaurantes son de 9%, 14% y 17%, respectivamente, por lo que se puede estimar que los hogares de mayores rentas sustituyen el consumo de alimentación en casa por el gasto en restaurantes.

Los hogares con ingresos inferiores a 1.000 euros gastan la mayor parte de su presupuesto en alimentos y bebidas y en agua, gas electricidad y teléfono. En educación, las proporciones son menos de un 1% para rentas bajas, 2% para rentas intermedias y casi 5% para rentas altas. Este mismo orden se da en las categorías de vuelos y hoteles, con 2%, 4% y 6%, y en ropa y calzado, con 7%, 9% y 10%, respectivamente.

El uso de las tarjetas.

El efectivo sigue siendo el medio de pago mayoritario en España. La mayor parte de los estudios realizados al respecto estiman que cerca del 84% de las transacciones en nuestro país se producen con billetes o monedas. Según el informe Cashless Journey Spotlight de MasterCard, el 16% de transacciones restante se divide entre pagos con tarjeta (7%), domiciliaciones y transferencias (un 8%) y cheques (1%). No obstante, las transacciones con tarjeta crecen más que las realizadas con cualquier otro medio de pago.

El número total de tarjetas en circulación (débito y crédito) asciende a 68 millones en 2014, un 3% menos que en el año anterior. No obstante, el número de tarjetas de crédito se ha mantenido estable y ronda los 43 millones, de los cuales se estima 15 millones son revolving. A pesar de que no existen datos oficiales sobre el número de tarjetas por persona en España, Barclaycard estima que el promedio por persona se situaría en 2,15.

El importe medio por operación con tarjeta se mantiene estable desde 2013 y se sitúa, según los datos del Banco de España, en unos 42 euros. Esta cantidad, cada vez más pequeña, refleja la paulatina adopción de la tecnología contactless.

Del estudio de las transacciones realizadas con tarjeta Barclaycard en España se pueden observar síntomas de recuperación en el gasto mensual con tarjeta. En 2007 descendió desde los 217 euros mensuales hasta los 152 euros en 2009, año el que se inicia un repunte hasta superar los 250 euros de gasto promedio mensual en 2014.

Según los datos obtenidos del análisis de la cartera de Barclaycard, los españoles emplean la tarjeta de crédito en primer lugar para pagar las compras del supermercado, seguido de las compras en grandes superficies, ropa, bricolaje y hogar y estaciones de servicio.

Sandra Di Moise, directora general de Barclaycard para el Sur de Europa, señaló en rueda de prensa que el análisis de las transacciones con tarjeta Barclaycard "confirma la sostenida recuperación del consumo en España, tal y como se pone de manifiesto a largo de todo el estudio, y apunta el uso cada vez mayor de la tarjeta de crédito incluso para comprar productos y servicios de importe más pequeño".

Además, corrobora que, para todas las franjas de edad, alimentos y bebidas es la partida del gasto que se lleva la mayor parte del presupuesto del hogar, ya que la mayor parte de las transacciones con tarjetas Barclaycard se registran en supermercados.