La Asociación mundial de Educadores Infantiles (Amei-Waece) ha manifestado su rechazo al programa experimental que va a poner en marcha la Generalitat Valenciana para la escolarización de niños de 2 años porque, a su parecer, "duplicará gastos" y requerirá "solo en personal", una inversión de 84 millones de euros, Además, ha pedido al conseller de Educación, Vicent Marzà, que, "como buen demócrata que sin duda es, respete la libertad de los padres a elegir el tipo de centro que quieren para sus hijos".

El colectivo explica, en un comunicado, que ha tenido conocimiento "a través de los medios de la noticia de que la Comunitat quiere habilitar aulas en algunos colegios públicos de Infantil y Primaria para que acojan a niños de 0 a 3 años".

Sobre esta medida, la asociación expresa su rechazo y se pregunta "por qué duplicar gastos y servicios y si son los colegios los mejores lugares para acoger a niños de 0 a 3 años". En este punto, consideran que "con la incorporación de los niños de 2 años, se conseguirá una escolarización adelantada que para nada es lo mejor para el niño".

Amei-Waece añade que, "sin querer entrar a la discusión decimonónica de escuela pública/escuela privada, ya superada y aun en los planteamientos más de izquierdas de equilibrio para favorecer las libertades personales de todos los ciudadanos y que estos puedan escoger, hay que reflexionar sobre la medida".

De este modo, argumentan que "con el descenso de natalidad, el regreso de gran parte de los emigrantes a sus países de origen y la emigración de los españoles, la pirámide población está prácticamente invertida con lo que el número de plazas existentes en la Comunitat está ajustado a la demanda, cuando no sobran plazas". "Si la demanda está cubierta, es más sobran algunas plazas, no se comprende que se intente con esta iniciativa duplicar el número de plazas", agregan.

Por otra parte, apuntan, "si coexisten estos centros de nueva creación y las escuelas infantiles privadas reciben a través de los padres el bono infantil se asistirá a un caso de duplicidad de gastos, que no creemos que con un mínimo sentido de la responsabilidad pueda asumir nuestra sociedad".

"Tampoco creemos que el señor conseller quiera imponer a todos los padres un único tipo de centro y como buen demócrata que sin duda es, respete la libertad de los padres a elegir el tipo de centro que quieren para sus hijos".

En la misma línea, auguran que "la incorporación de los niños desde los dos años va a ocasionar que los menores que quieran ir a ese colegio, se incorporen a los dos años (aunque no necesiten la plaza) para asegurar la plaza escolar". "¿O es que no se les va a asegurar la plaza a esos niños en ese colegio y van a entrar en el proceso de selección para su incorporación al segundo ciclo?", plantean.

Informe unesco

Para la asociación es "evidente que el sistema educativo lo componen distintas etapas y que los centros que imparten estas etapas han de ser distintos entre sí, por sus propias características" y cita un informe que realiza Unesco en el que se afirma "de manera contundente que han de poseer una configuración arquitectónica propia" y cumplir requisitos como no recibir un número demasiado grande de niños ni de trabajadores adultos.

"Con estos 'hechos probados', ¿merece la pena gastarse los 84 millones de euros que solo la dotación de personal implica este programa? ¿no hay otras necesidades en la Comunitat?", concluye Amei-Waece.

Consulta aquí más noticias de Valencia.