Divorcio
Los divorcios crecieron en los últimos años. masterdivorcio.com

Cada vez son menos en España los hombres y mujeres casados que llevan a la práctica aquello de "hasta que la muerte los separe". Así lo revela la nueva estadística del Instituto Nacional de Estadística (INE), que en 2014 registró 105.893 matrimonios rotos entre nulidades, separaciones y divorcios. La cifra ha aumentado un 5,4% respecto a 2013, lo que supone una tasa de 2,3 por cada 1.000 habitantes.

La mayoría de rupturas se produjeron mediante el proceso de divorcio, 100.746 en total, un 5,6% más que en el año anterior. A esto hay que sumar 5.034 separaciones, un 2,7% más, y 113 nulidades. Cada vez más, también, los divorcios y separaciones son de mutuo acuerdo. En concreto, en 2014 lo fueron el 76,1% de los primeros y el 85,5% de las segundas.

Las parejas permanecen juntas una media de 15,8 añosLa duración media de los matrimonios no ha variado mucho respecto a 2013 y las parejas permanecen juntas una media de 15,8 años, un periodo algo menor en el caso de los que se disuelven por divorcio (15,4 años) y muy inferior al de quienes se separan, que lo hacen tras permanecer juntos una media de 22,2 años.

En cuanto a la edad, la franja más peligrosa en cuanto a rupturas se refiere se mantiene estable y se sitúa entre los 40 y los 49 años. La edad media de las mujeres cuando deciden romper el matrimonio es de 42,8 años y la de los hombres de 45,3. Son edades medias similares a las de 2013.

Custodia y pensión alimenticia

Otro dato muy destacable es el aumento de los casos en los que se concede la custodia compartida de los hijos, que asciende hasta el 21,3% de los casos donde había descendencia, frente al 17,9% de 2013 (y el 14,6% de 2012). No obstante, el 42,6% de los matrimonios correspondientes a las sentencias de separación y divorcio de 2014 no tenían hijos, cifra similar a la del año pasado.

En cuanto a los que sí tenían descendencia, en el 57,8 de los casos se asignó una pensión alimenticia, cuyo pago correspondió al padre en un 78,3%, frente al 81,5% de 2013. Destaca el aumento de los casos en los que dicha pensión recae en ambos cónyuges, que pasan del 13,7% de 2013 al 17,1% del año siguiente. En la misma línea, se observa un descenso de aquellos procesos que otorgan la custodia a la madre, que suponen el 73,1% de los casos, frente al 76,2% de 2013.

"Cambios en la sociedad actual"

Para el catedrático emérito de Sociología Juan Díez Nicolás estas estadísticas son la consecuencia de la sociedad actual. "La vida de hoy es más compleja y eso hace que sea más difícil mantener la pareja. La familia ha abandonado el modelo tradicional y se están produciendo ajustes. Estamos en un periodo de transición de la estructura familiar", afirma.

Las familias deben hablar y pactar los roles A juicio de este experto, el acceso de la mujer a la educación y al mercado de trabajo en condiciones de igualdad ha provocado un cambio de los roles tradicionales. "Antes todo vasculaba en torno al hombre y eso, afortunadamente, ha cambiado", sostiene Díez Nicolás, al tiempo que subraya la necesidad de asumir las nuevas realidades. "Las familias deben hablar y pactar los roles, es muy difícil repartir por igual todas las tareas".

Influye también que la esperanza de vida es más larga, señala este sociólogo, con lo que se hace más difícil que los matrimonios duren eternamente, añade, y el hecho de que hay "más oferta y más demanda". "Antes, una ruptura era socialmente un estigma, hoy está mucho más aceptado y no está tan mal visto". "También se acepta más que los hijos son de los dos, no solo de la madre". Eso, y que "es más económico tomar las decisiones de mutuo acuerdo que tener que recurrir a abogados".
.