Alquiler social
El alquiler social se ha hecho especialmente necesario con la crisis. ARCHIVO

El Fondo Social de Viviendas (FSV) ha ampliado en 3.974 el número de pisos a disposición de aquellas personas "especialmente afectadas por la crisis y que no pueden hacer frente al pago de la hipoteca", lo que eleva la cifra total a 9.866 casas, aportadas por 29 entidades financieras.

La Comisión de Seguimiento del FSV –del Ministerio de Economía– también ha decidido aumentar el número de colectivos que pueden ser beneficiarios de una vivienda, incluyendo a los mayores de 60 años, los matrimonios y parejas de hecho sin hijos y los deudores no hipotecarios.

Se pueden acoger al FSV aquellas personas que hayan perdido su vivienda habitual después del 1 de enero de 2008 por impago de un préstamo hipotecario, incluyendo aquellas que todavía no hayan sido desalojadas o las que hayan acordado la dación en pago. Deben reunir una serie de requisitos económicos, en concreto, que el conjunto de los ingresos anuales de la unidad familiar no superen el límite de tres veces el Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples.

El Gobierno decidió en enero prorrogar el FSV hasta 2017Según Economía, las medidas impulsadas por el Gobierno para paliar el problema de los desahucios han beneficiado hasta la fecha a unas 45.000 familias. El sector financiero calcula que hasta junio, el Fondo Social de Viviendas había adjudicado algo más de 4.000 pisos.

El Ejecutivo prevé que al menos el 5% de las viviendas del FSV se destinen a personas desalojadas de su vivienda por impago de préstamos no hipotecarios siempre que cumplan los demás requisitos. También se contempla la posibilidad de acuerdos con los ayuntamientos y entidades del Tercer Sector y la puesta en marcha de una web con toda la información.

El FSV se creó en enero de 2013 con 5.892 viviendas aportadas por los bancos para dar asistencia a las familias más vulnerables mediante alquileres reducidos (entre 150 y 400 euros al mes, con un límite máximo del 30 % de los ingresos de la unidad familiar). El Fondo expiraba a los dos años de su constitución, que se hubieran cumplido, el pasado 17 de enero, pero el Gobierno decidió prorrogarlo dos años más, por lo que estará activo hasta enero de 2017.