La vista oral contra un hombre y sus tres hijos por la muerte a tiros en julio de 2012 del hermano del primero y de su sobrino en el barrio de Costacabana de la capital arranca este martes en la Audiencia Provincial de Almería con nuevo jurado popular y la práctica de toda la prueba.

El anterior tribunal fue disuelto a finales de abril debido a la baja médica de la magistrada designada como presidenta ya que la ley al respecto así lo obliga cuando se superan los cinco días hábiles sin celebrar sesión. La nueva presidenta es la magistrada Soledad Jiménez Cisneros de Cid.

El juicio contra B.S.G., y sus tres hijos F.M.S.F., J.S.F. y N.S.F., arrancó el día 7 de abril y estaba señalado en 12 sesiones que tenían previsto concluir con la entrega del veredicto el día 5 de mayo de acuerdo al calendario inicial.

Hasta la disolución, se llegaron a practicar las declaraciones de los procesados y apenas tres testificales a cargo de la esposa y madre de los acusados, así como la hija y hermana de estos, entre otras. La cuarta de las testificales se quedó a medio practicar.

El Ministerio Público interesa penas de 40 y 38 años de prisión para B.S.G. y F.M.S.F. como presuntos autores del doble crimen que se habría producido tras un "fuerte enfrentamiento familiar" por la explotación de un pub. Al padre le imputa, además, un delito de tenencia ilícita de armas por el que solicita 18 meses de prisión ya que tenía caducada la licencia.

Según recoge el escrito de calificación provisional, consultado por Europa Press, la disputa que dio origen al crimen tuvo lugar en la madrugada del 27 de julio de 2012 en el interior del pub por cuya explotación se enfrentaron presuntamente acusados y víctimas.

Minutos después, B.S.G. y F.M.S.F. se habrían dirigido junto a otro familiar no procesado a su casa ubicada en el barrio de Costacabana, donde procedieron a "sacar del lugar donde las tenían guardadas dos armas de fuego, en concreto un pistola parabellum del calibre nueve milímetros y un revólver del calibre 357 Magnum".

Tras cargar supuestamente con munición las armas, a nombre de los dos hijos de B.S.G., quienes sí tenían licencia de armas tipo 'F', decidieron "esperar a que los dos fallecidos llegaran a su domicilio, contiguo al suyo, con clara intención de dispararles y acabar con su vida", según remarca el Ministerio Público.

"les abatieron a tiros"

Sobre las 3,00 horas, las víctimas se aproximaron a la vivienda en un coche y entonces, "de manera sorpresiva y sin dar posibilidad de defensa o de reacción por parte de estos", los acusados "les abatieron a tiros, disparando de manera repetida".

Según el fiscal, apostado "en la acera, junto a la puerta de casa", B.S.G. realizó, al menos, "dos disparos" con el revolver mientras que F.M.S.F, "situado entre dos vehículos y desde la calzada", efectuó, al menos, "siete disparos consecutivos".

El escrito detalla que uno de los fallecidos, de 58 años y con tres hijos, uno de ellos menor de edad, recibió cuatro impactos de bala, dos de ellos en la cabeza, mientras que su hijo, de 33 años y tres hijos de corta edad, murió a consecuencia de dos disparos "directos" que le "atravesaron el cuerpo a nivel torácico, produciéndole gravísimas lesiones mortales de necesidad".

Concluye el relato fáctico el Ministerio Público indicando que, tras el tiroteo, los dos procesados, junto a otros dos familiares, se introdujeron en el interior de su domicilio a la espera de la llegada de los agentes de la Policía Nacional.

B.S.G. se enfrenta a penas que suman 41 años y seis meses de cárcel por dos delitos de asesinato y uno de tenencia ilícita de armas mientras que su hijo se enfrenta a 38 años de prisión, también por dos delitos de asesinato.

El fiscal interesa, asimismo, que no puedan acercarse a los familiares de las víctimas a menos de 300 metros durante 43 años y que los indemnicen conjunta y solidariamente con un total de 512.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Almería.