Los siete comedores escolares de Ceuta, que este verano han permanecido abiertos por segundo año consecutivo en formato social financiados por el Gobierno de la Ciudad Autónoma que preside Juan Vivas (PP), han atendido durante los meses de julio y agosto a una media de cerca de 400 niños al día.

El servicio se activó el 22 de junio con apenas 165 beneficiarios y en julio, antes de la finalización del mes sagrado de ayuno musulmán, se alcanzaron los 377 pequeños asistidos. Durante el mes de agosto, ya con el Ramadán terminado, la media de atendidos se ha situado en 395 menores, según los datos facilitados a Europa Press por la Consejería de Educación del Ejecutivo autonómico.

La jornada con mayor afluencia a los centros educativos que han estado abiertos fue la del jueves 13 de agosto, cuando se recibió a un total de 433 menores, mientras que la que tuvo menos demanda fue la del lunes 17, con solo 331.

Los comedores escolares de los CEIP 'Príncipe Felipe', 'Ramón y Cajal', 'Federico García Lorca', 'Ortega y Gasset', 'Andrés Manjón', 'Reina Sofía' y 'Pablo Ruiz Picasso' permanecerán operativos en formato social y financiados por la Administración de Ceuta, sin competencias en materia educativa, hasta el 30 de septiembre.

El 1 de octubre el servicio retomará su régimen habitual con un mínimo de 780 beneficiarios, los niños a los que el Ministerio piensa becar durante todo el curso con una ayuda de 525 euros por cabeza. Los directores de los centros educativos y la consejera de Asuntos Sociales del Ejecutivo ceutí, Rabea Mohamed, se reunirán la próxima semana para concretar si la Administración autonómica ampliará con fondos propios, como hizo el año académico pasado con unos 200 estudiantes con necesidades, el número de total de atendidos.

Durante el verano, la Ciudad Autónoma ha contratado a los cocineros que prestan el servicio durante el curso y a animadores socioculturales, además de trabajadores sociales del convenio Ciudad-Ministerio de Educación, que son quienes han gestionado y supervisado el programa. Los niños permanecen en el centro desde las 10,00 horas y realizan actividades hasta las 13,00 horas, cuando se dan las comidas.

El servicio está abierto a familias con escasos recursos. La certificación de la necesidad la podía realizar Asuntos Sociales, el centro educativo o los trabajadores sociales que trabajan en cada colegio al amparo del convenio Ciudad-Ministerio. También ha existido la posibilidad de uso por razones de conciliación de la vida familiar y laboral, aunque en este caso la familia debía abonar el coste de la comida, unos 4,5 euros diarios.

Consulta aquí más noticias de Ceuta.