El delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, ha defendido la existencia de la valla de Melilla "porque es necesaria" para el control de la inmigración irregular que intenta entrar en España y la Unión Europea a través de la ciudad española del Norte de África, y ha apuntado que en el caso de las personas refugiadas pueden acceder a través de la frontera de Beni-Enzar, habilitada para el paso de personas y vehículos, donde se ha instalado desde septiembre de 2014 una Oficina de Asilo para su atención y acogimiento en su caso.

El Barkani ha subrayado que el fenómeno migratorio se ha afrontado en Melilla con medidas de carácter "urgente" desde que a finales de los ochenta llegaran los primeros subsaharianos, la inmensa mayoría inmigrantes de carácter económico y laboral, con la construcción a mediados de los noventa de una valla, primero de tres metros de altura y después de seis, que sustituyeron a la existente anteriormente de apenas un metro.

El representante gubernamental también ha destacado la creación en 1996 del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) para la acogida de los indocumentados que llegaban a Melilla y que antes tenían que dormir en campamentos improvisados, primero en un antiguo edificio de Cruz Roja y después en una granja que se usaba como depósito de automóviles en desuso.

El Barkani, no obstante, ha señalado que es necesario tomar decisiones "a otros niveles" como el de las mafias, todo ello dentro de un debate "serio, solidario y justo" tanto con los inmigrantes subsaharianos de tipo "económico" como con los refugiados.

Consulta aquí más noticias de Melilla.