Las principales ciudades gallegas han acogido este domingo concentraciones en las que los asistentes han solicitado que se cambie "radicalmente" la "política de blindaje de fronteras" en Europa y, de este modo, acoger el "mayor número posible de refugiados".

En concreto, medio centenar de personas ha solicitado este domingo en Santiago, concentrados en la céntrica Praza do Obradoiro, que la Xunta evalúe la "capacidad real" que tiene Galicia para acoger "el mayor número posible de refugiados".

Bajo el lema 'Solidariedade galega coas persoas refuxiadas', esta concentración ha reunido, a las 12,00 horas, a representantes de los sindicatos CC.OO., UGT y CIG; de las organizaciones políticas PSOE, BNG, EU, Anova y Podemos; de la Asemblea de Cooperación pola Paz; y del Seminario Galego de Educación para a Paz.

De hecho, todos ellos han sido los convocantes de dicha concentración, registrada también en otras ciudades gallegas, como A Coruña, Ferrol, Lugo, Ourense, Vigo y Pontevedra.

Pero además de representantes políticos y sindicales —entre los que se encontraba la número dos del PSdeG, Pilar Cancela; el portavoz nacional del BNG, Xavier Vence; el diputado de AGE Xabier Ron; y el concejal de Educación y Ciudadanía del Ayuntamiento compostelano, Manuel Dios—, a esta concentración también han acudido ciudadanos que mostraron su solidaridad con los refugiados.

Respuesta de la xunta "incompleta"

Sobre la respuesta de las Administración autonómica al problema de los refugiados, la presidenta del Seminario Galego de Educación pola Paz, Inma Rúa, considera, en declaraciones a los medios, que ésta es "incompleta", además de llegar "tarde". "Debería, de verdad, evaluar qué capacidad tenemos, real, para poder acoger el mayor número posible de refugiados", ha opinado.

En esta línea, ha hecho hincapié en la necesidad de defender los derechos humanos de los refugiados y en demandar a las instituciones comunitarias y a los estados europeos que "adopten medidas urgentes". "Y que se dejen de tanta reunión y de tanto hablar, cuando queremos medidas urgentes que establezcan mecanismos económicos de proteción urgente", ha añadido.

A renglón seguido, considera que la sociedad civil "se mueve más rapido" que los gobiernos y, por ello, considera que estos últimos "deberían tomar ejemplo" de la ciudadanía y de las ONGs.

Preguntada por los refugiados que escapan de la guerra, como es el caso de los sirios, y los que lo hacen de otras circunstancias, considera que no se debería diferenciar entre ambos casos. Y es que "igual que escapan de la guerra", en referencia a los sirios, "otros" lo hacen "del hambre y de la violación sistemática de sus derechos humanos" en sus países de origen.

Tras las concentraciones celebradas en las ciudades gallegas, se ha leído un manifiesto —el mismo en todas— en el que se pide que se aumenten los medios necesarios para garantizar la tramitación y respuesta "adecuados" a las personas que llegan buscando protección.

También han solicitado la "finalización inmediata" de las respuestas "policiales, coercitivas y represivas" y que la UE cambie "radicalmente" la "política de blindaje de fronteras" por una "operación permanente de ayuda y salvamento".

PONTEVEDRA

Por su parte, en Pontevedra unas 200 personas han asistido a la manifestación motivada por la actual "crisis humanitaria" en Europa. La marcha ha partido pasado el mediodía desde la Praza da Ferrería, encabezada por una pancarta con el lema "Solidariedade galega coas persoas refuxiadas", al igual que en el resto de ciudades.

La sostenían representantes de las entidades organizadoras: UGT, CC.OO., CIG, Traballadores pola Sanidade Pública, Federación de Asociaciones de Vecinos Castelao, PSOE y BNG, junto con responsables de Marea Pontevedra que también han participado en la convocatoria de la movilización.

Con su propia pancarta, en la que destacaban mensajes contra las guerras y reclamando que se tiren "abajo los muros de las fronteras", varios miembros de la CGT se han sumado a la protesta.

Tras un breve recorrido por varias calles del centro urbano, la manifestación ha concluido en la Praza de España, donde ha sido recibida con aplausos por parte del público. Le lectura del manifiesto ha finalizado coreando la frase 'Non son números, son persoas'.

A la concentración en A Ferrería también han acudido varios ediles del PP de Pontevedra —entre los que se encontraba el portavoz municipal popular, Jacobo Moreira— y la edila de Ciudadanos, María Rey, a pesar de que sus respectivos partidos no secundaban la convocatoria.

Con todo, estos sólo acudieron a la concentración en A Ferrería y no llegaron a tomar la salida en dirección a la Praza de España, en donde finalizó la marcha.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.