La Audiencia Provincial juzgará el próximo lunes en Maó a G.P.B., para quien el Ministerio Fiscal solicita 12 años de prisión por un delito de homicidio en grado de tentativa tras apuñalar presuntamente a la dependienta de la panadería 'Tot Bó' de la Plaça dels Pins de Ciutadella en noviembre de 2013.

El Ministerio Público pide también la prohibición de aproximarse a menos de 100 metros del domicilio, lugar de trabajo o otros lugares frecuentados por la víctima por tiempo de 22 años, así como la de comunicarse con ella también durante 22 años.

Del mismo modo, la Fiscalía exige una indemnización para la agredida de 700 euros por los días en que estuvo ingresada en el hospital, 1.620 por las jornadas impeditivas, 1.140 por los días no impeditivos y otros 12.600 por las secuelas físicas, según el escrito de acusación hecho público este viernes.

Los hechos enjuiciados se remontan al 15 de noviembre de 2013 cuando a las 6.00 de la mañana el acusado llamó a la puerta de la panadería 'Tot bó' de la Plaça dels Pins de Ciutadella pidiendo comprar una barra de pan.

La panadería estaba cerrada en aquel momento, pero la dependienta, ante la insistencia del acusado, le abrió la puerta. G.PB, con la intención de matar a la empleada y utilizando un cuchillo u otro elemento cortante, la acuchilló repetidamente de forma súbita en el cuello, la cara, la cabeza, el tórax y la espalda, produciéndole, entre otras, una herida incisa submaxilar de 5 centímetros de longitud con rotura laríngea, la sección de la glándula submaxilar, un enfisema subcutáneo, un neumotórax bilateral, dos heridas incisas cervicales y cuatro heridas en el cuero cabelludo.

La víctima tuvo que ser ingresada en la unidad de cuidados intensivo y requirió ventilación mecánica y cirugía mayor con anestesia general. Las lesiones tardaron en sanar 10 días hospitalarios 27 impeditivos y 38 no impeditivos y produjeron secuelas en la cabeza de tres puntos, en el tórax de tres puntos y estéticas de ocho puntos.

El acusado huyó del lugar en el momento en que se percató de la presencia de la propietaria de panadería que se encontraba en el sótano y subió a la planta baja al oír los gritos de la agredida. Sin embargo fue detenido y, desde el mismo día de los hechos, se encuentra privado de libertad.

El Fiscal también pide para G.P.B. una multa de 45 días con una cuota diaria de 6 euros por un delito de hurto, puesto que el acusado se apoderó horas antes de apuñalar a la dependienta de la panadería de una bicicleta.