Las diputadas del BNG en el Congreso, Rosana Pérez y Olaia Fernández Davila, han exigido al Ministerio de Interior que adopte medidas para poner fin al "trato discriminatorio" de la lengua gallega por parte de la Guardia Civil.

Así lo han demandado en una iniciativa registrada en la Cámara Baja después de que A Mesa pola Normalización Lingüística denunciase que la Guardia Civil de Gondomar (Pontevedra) se negó a atender a un vecino por utilizar el gallego en la tramitación de una denuncia.

De este modo, en el texto, las parlamentarias explican lo sucedido a este vecino que decidió llamar a la Guardia Civil para consultar con los agentes la conveniencia de tramitar una denuncia por amenazas de otro vecino con antecedentes penales.

"En su legítimo derecho, realizó la consulta telefónica en lengua gallega. Pero, en lugar de ser escuchado, fue sorprendido por un agente que le ordenó hablar en español", denuncian.

Ante ello, el afectado decidió personarse en el cuartel pero, según el BNG, "lejos de encontrar un cambio de actitud, tanto el comandante como el agente que anteriormente le había atenido por teléfono, le exigieron hablar en español". "Incluso le indicaron que si deseaba que su denuncia fuese atendida en gallego, se debía dirigir a la Policía Local", señala la formación nacionalista.

Para el Bloque, todos estos hechos constituyen una suma de "despropósitos" tanto por la "discriminación de la que fue objeto el denunciante como por la vulneración de unos derechos lingüísticos reconocidos por distintas normativas.

Por todo ello, las diputadas del BNG han pedido al Ministerio que "sancione o pida responsabilidades a los agentes". Además, también instan al departamento que dirige Jorge Fernández Díaz a informar "adecuadamente" a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado de los derechos lingüísticos de los ciudadanos que viven en territorios con lengua propia.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.