La Fiscalía de Sevilla ha solicitado un año y medio de cárcel para el director general y dos trabajadores de una empresa dedicada al envasado y exportación de aceitunas por contaminar el agua de la red general de abastecimiento de la Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla (Emasesa).

En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, el Ministerio Público solicita para cada acusado 18 meses de prisión aunque aprecia en estos hechos la atenuante de reparación del daño, ya que han abonado los 9.259,39 euros en que fueron tasadas las tareas de purga, limpieza y desinfección que tuvo que realizar Emasesa.

La Fiscalía relata que, el día 26 de noviembre de 2012, Emasesa recibió un aviso del centro de diálisis de Bellavista manifestando que el agua que recibían tenía mal sabor y conductividad muy elevada, tras lo que Emasesa comprobó que, tanto en el centro de diálisis como en un concesionario de vehículos próximo, los valores de calidad del agua eran parecidos, con conductividad muy elevada.

Tras realizar diversas gestiones, los técnicos de Emasesa comprobaron que, desde una empresa dedicada al envasado y exportación de aceitunas ubicada en Sevilla, se estaba produciendo un inyección o entrada de agua en la red de abastecimiento de Emasesa, "contaminando el agua y haciendo que sus valores fueran incompatibles con la potabilidad", según recoge el escrito de acusación consultado por Europa Press.

Manipulación de una llave

"De inmediato", Emasesa cortó el suministro, dice el Ministerio Público, que añade que la inyección o entrada de agua en la red de abastecimiento general "se produjo debido a la manipulación de una llave" por parte de un empleado de la empresa, quien abrió dicha llave "para tener más potencia de agua en labores de limpieza, olvidando al final de su jornada laboral cerrarla".

Realizada una inspección en el patio de la empresa, se comprobó en la instalación de agua "la existencia de tres bypass, dotados de llave de corte, de la red de agua de pozo con otra red que indicaron desde la empresa que es de contraincendios, que a su vez estaba conectada directamente con la red de agua potable de Emasesa".

Al olvidar el empleado cerrar la llave antes indicada, ambas redes estuvieron comunicadas desde la mañana del 24 de noviembre de 201 hasta la mañana del 27 de noviembre "debido a la mayor presión que aportaba la bomba instalada en el pozo que la que trae la red de Emasesa", mientras que, "por no contar la empresa con válvulas anti retorno, se produjo una intromisión del agua del pozo en la red general de abastecimiento".

Estas conexiones entre tuberías por las que discurre agua de pozo y agua de suministro directo de Emasesa "incumplen" la Orden del Ministerio de Industria en lo relativo a las Normas Básicas para las Instalaciones Interiores de Suministro de Agua.

No hubo alerta sanitaria

La Fiscalía asevera que el encargado de mantenimiento, "cuando se detectó el problema, no actuó con la debida diligencia al recibir la llamada telefónica del vigilante" de la empresa, "ya que no permitió el acceso a los técnicos de Emasesa, alargando el problema por cuanto si los técnicos hubieran podido acceder a las instalaciones de inmediato, el problema se habría detectado antes".

Añade que "la rápida detección del problema y el cierre de la acometida" de la empresa, junto con la actuación del Departamento de Redes, "evitó declarar la alerta sanitaria en la zona afectada".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.