El Ayuntamiento de Santander iniciará la próxima semana la instalación del nuevo servidor que permitirá grabar, gestionar y almacenar en un único punto y con un mismo sistema las imágenes de todas las cámaras de tráfico y vigilancia que hay repartidas por la ciudad.

Además, en los próximos días también empezarán a colocarse cámaras de videovigilancia en la pasarela peatonal y los ascensores que unen la calle Castilla con la calle Alta, que quedarán conectadas al nuevo servidor.

Según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, con la puesta en servicio de este nuevo sistema de grabación se optimizará la gestión de las imágenes que se generan en las distintas redes de cámaras distribuidas por la ciudad y se reforzará la seguridad en el archivo de las grabaciones, que quedarán almacenadas en el Centro de Proceso de Datos del Consistorio.

Actualmente, Santander cuenta con más de 200 cámaras desplegadas por toda la ciudad, de las cuales, 50 son para la gestión del tráfico y permiten verificar, por ejemplo, el correcto funcionamiento de la red semafórica o de los sistemas de ventilación de los túneles.

El resto de las cámaras (157) están instaladas en parques, escaleras y rampas mecánicas, y determinadas zonas de la ciudad para cumplir funciones de videovigilancia.

A éstas se añadirán ahora las siete que se van a colocar en la conexión peatonal entre las calles Castilla y Alta, donde se pondrán también carteles informativos para que los viandantes sepan que las imágenes quedan registradas.

En concreto, se van a instalar en la pasarela tres cámaras IP (tecnología que permite emitir directamente a una red), con visión panorámica de 360 grados, capaces de ofrecer un alto rendimiento con poca luz y resistentes a actos vandálicos; y otras cuatro en los ascensores, con detección de movimiento.

Estas cámaras se conectarán con el nuevo servidor, al que se irán incorporando progresivamente el resto de cámaras que existen en la ciudad, que pasarán así a gestionarse con un mismo software en un único punto.

Para ello, las cámaras analógicas actuales se irán convirtiendo en cámaras IP y todas las que se instalen nuevas serán ya de esta tecnología.

El nuevo servidor de grabación está diseñado para soportar dos flujos independientes de vídeo (uno para la visualización en directo y otro para la grabación), cuenta con un sistema de búsqueda inteligente y dispone también de máscaras de privacidad para ocultar áreas de la cámara que no deban ser visibles o grabadas para cumplir con la legislación vigente.

Con la instalación de este sistema se da un paso más para mejorar la gestión de todas las imágenes que se generan a través de la red de cámaras desplegada por la ciudad, lo que redundará también en más seguridad y mayores garantías para los ciudadanos y para el funcionamiento de servicios importantes de la ciudad.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.