El juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Jaén se ha declarado incompetente para emitir sentencia sobre la demanda que Manuel Jesús Platero Peña interpuso contra el Servicio Andaluz de Salud (SAS) tras la muerte en mayo de 2011 de su mujer a las pocas horas de haberle practicado una cesárea en la que dio a luz a sus tres hijos, dos niños y una niña. Por estos hechos Jesús Platero reclama al SAS una indemnización de 1,5 millones de euros.

La vista se celebró el pasado 16 de abril, pero finalmente el magistrado ha optado por no dictar sentencia y emitir el auto en el que se declara incompetente. De esta forma, el juzgado ha remitido ya las actuaciones a la sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en la que deben personarse nuevamente las partes, según informaron fuentes judiciales a Europa Press.

La vía civil se abrió el pasado año, una vez que el juzgado de Instrucción número 3 de Jaén optó por archivar la denuncia al considerar que no había ilícito penal. Fue entonces cuando Manuel Jesús Platero interpuso una demanda en el juzgado de lo Contencioso Administrativo al estar convencido que su esposa, María de la Cabeza Valenzuela, de 30 años, falleció por un error de diagnóstico en el postoperatorio.

Manuel Jesús Platero, declaró en el juicio que él está dedicado al cuidado de sus tres hijos, tarea que le ha llevado a tener que abandonar su puesto de trabajo por lo que vive con la ayuda de la familia y acudiendo a recursos como Cáritas que le echan una mano para sacar adelante a sus hijos.

El forense encargado de la autopsia declaró en la vista que la muerte de María de la Cabeza Valenzuela se produjo por una hemorragia masiva en el peritoneo que le produjo un shock hipovolémico después de perder entre un litro y un litro y medio de sangre tras la intervención de la cesárea. Una hemorragia que, según la autopsia, pudo estar provocada por soltarse algún punto de la sutura.

En este misma línea se pronunció el perito de la familia que ha puesto de manifiesto que lo que hubo fue un error de diagnóstico en el postoperatorio y que "como mínimo" a la fallecida se le debió hacer una ecografía en las horas posteriores a la cesárea cuando se quejaba de un fuerte dolor abdominal.

Por su parte, la defensa del SAS ha venido sosteniendo que María de la cabeza falleció como consecuencia de un edema pulmonar y niegan que fuera por una hemorragia, tal y como determinó la autopsia.

Otro de los puntos que se vio en el juicio celebrado el 16 de abril es el hecho de que la fallecida no firmó el consentimiento antes de la cesárea por lo que fue la propia doctora la que horas después de la intervención pidió al marido que lo firmase ya que la fallecida no podía sujetar el bolígrafo.

El mediodía del 25 de mayo de 2011, María de la Cabeza Valenzuela se sometió a una cesárea para dar a luz a sus tres hijos. Unas nueve horas después, sobre las 22 horas, María de la Cabeza fallecía en una de las habitaciones del hospital Materno-Infantil de Jaén después de pasar toda una tarde quejándose de fuertes dolores abdominales que las enfermeras y los médicos consideraban, según ha declarado la familia, "normales como consecuencia de las contracciones del útero".

Consulta aquí más noticias de Jaén.