Trasplantes
Médicos en un quirófano. GTRES ONLINE

Menos cola para operarse en los hospitales públicos de la Comunidad de Madrid. Eso es lo que reflejan los últimos datos oficiales de pacientes en lista de espera quirúrgica recién publicados por el Gobierno regional. En concreto, a 30 de junio de este año había 72.755 pacientes pendientes de intervención quirúrgica, lo que significa un 7,5% menos que a 31 de marzo, cuando la cifra era de 78.696. Estos casi 6.000 pacientes menos suponen un respiro, ya que en los últimos años la tendencia de la lista de espera ha ido al alza: desde junio de 2012 (53.000) no había parado de crecer hasta alcanzar los 78.696 pacientes en espera, su récord absoluto.

Casi todas las especialidades, a excepción de maxilofacial, torácica y neurocirugía, que han subido ligeramente, han sufrido una bajada. Por número total de pacientes, Oftalmología ha sido la especialidad que más ha descendido, con 1.753, por delante de cirugía general y digestivo (-1.207) y de traumatología (-828). En terminos porcentuales, la especialidad que más ha disminuido ha sido cirugía plástica (-13,2%), seguida de otorrinolaringología (-11,2%) y oftalmología (-10,7%).

Los hospitales públicos llevan más de un año realizando pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas por la tarde y los fines de semana Parte de culpa de esta bajada la tienen los llamados pactos de gestión, unos convenios entre la dirección de los hospitales públicos con los jefes de servicio para llevar a cabo una actividad fuera de la jornada de trabajo que el anterior Ejecutivo, tras años negándose, fue promoviendo desde junio de 2014.  El expresidente regional Ignacio González tomó la decisión en vista de los resultados negativos que estaba dando la derivación de pacientes a clínicas privadas, una de las apuestas de Esperanza Aguirre en materia sanitaria al llegar a la presidencia del Gobierno regional en 2003.

Gracias a estos pactos, los hospitales públicos llevan más de un año realizando pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas por la tarde y los fines de semana. A partir de noviembre, la medida "se extenderá al 60% de los hospitales públicos, pero solo afectará a las operaciones y se realizarán entre semana", según han asegurado fuentes de la Consejería de Sanidad.

Hasta ahora, el programa se estaba llevando a cabo en 17 de los 36 hospitales de la Comunidad de Madrid, lo que supone el 50%. Estos centros son 12 de Octubre, Gregorio Marañón, Clínico San Carlos, Ramón y Cajal, La Paz, Infanta Leonor (Madrid), Puerta de Hierro (Majadahonda), Severo Ochoa (Leganés), Móstoles, Infanta Sofía, Henares (Coslada), Infanta Cristina (San Sebastián de los Reyes),  Sureste (Arganda), Getafe, Tajo (Aranjuez), Escorial y Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares).

Extensión del servicio

Las especialidades incluidas hasta ahora en los pactos de gestión han sido oftalmología y traumatología, que han reducido de forma importante su lista de espera. La idea es que desde noviembre se amplíe a otras áreas. "Se dará prioridad a las especialidades en las que haya mayor demanda", explican desde Sanidad. De esta forma, se podría extender el servicio previsiblemente a cirugía general y digestivo (13.304 personas en lista de espera en junio), urología (5.606) y otorrinolaringología (4.503).

Pese a todo, la lista de espera supera los 72.000 pacientes, una demora que el Gobierno regional achaca a las miles de personas que vienen a Madrid a operarse y a otras varias miles que "han rechazado la posibilidad de ser operadas en un centro privado o concertado y han preferido esperar para ser operadas en un centro público".

"Los datos son insignificantes"

Desde el sindicato médico Amyts consideran que el número es aún muy elevado pese a la reducción y ponen el foco en los madrileños que llevan más de un año lista de espera porque desean operarse en un centro público. "Para nosotros es inadmisible que más de 1.500 madrileños lleven más de un año en lista de espera porque les han querido derivar a un centro concertado para intervenirle y se han negado. Me parece una mala política. Es lógico que no te quieras operar con quien no conoces", opina Julián Ezquerra, secretario general de la organización. En la Comunidad de Madrid, los pacientes que rechazan ser derivados a centros privados o concertados para ser intervenidos en un hospital público son enviados a la última posición de la lista de espera. En la actualidad, hay 35.829 pacientes que han preferido mantenerse en lista de espera para ser operado en un hospital público.

Los pacientes, por su parte, se congratulan de que los datos sean postivos, aunque los califican de "insignificantes" y muestran su preocupación por el déficit que existe de medios públicos: "Nos sigue preocupando mucho el hecho de que falten medios para atender a aquellos pacientes que quieren operarse en centros públicos. Queremos que se acaben ya las derivaciones a los centros concertados. Lo de elegir médico y hospital se queda un poco entrecomillas cuando te llaman para que te operes en en hospital concertado", sostiene Carmen Flores, presidenta de la Asociación El Defensor del Paciente.

Consulta aquí más noticias de Madrid.