La Junta aprueba el Decreto Red Natura 2000, con una superficie que abarca más del 26% de CyL

El consejero destaca el modelo de gestión y conservación que supone y que proporcionará un desarrollo sostenible
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones
JCYL

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado el Decreto para la gestión y conservación de la la Red Natura 2000, que determina los objetivos y prioridades básicas de conservación de los hábitat naturales y las especies, una planificación que afecta a un 26,13 por ciento de la Comunidad, con 120 zonas de Especial Conservación (ZEC) y 70 zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha destacado el modelo de gestión y conservación que supone este decreto, que propicia un desarrollo sostenible y que tiene como objetivo contribuir a la conservación de la biodiversidad.

Suárez-Quiñones, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, ha destacado que la Comunidad tiene incorporada a esta Red una superficie de 2.461.759 hectáreas, un 26,13 por ciento de la superficie autonómica asentados en un total de 1.257 municipios, de los que 198 se encuentran completamente incluidos en la Red Natura 2000.

La Red se despliega por el territorio en el que reside más del 30 por ciento de la población de la Comunidad y, a su vez, Castilla y León aporta al conjunto de España el 17,41 por ciento del total de la Red Natura del país.

En concreto, el consejero ha explicado que de los 2.248 municipios, estas zonas se encuentran en 1.296, lo que supone el 57,67 por ciento de ellos. En estas zonas, ha señalado Suárez-Quiñones, se pretende una apuesta por integrar los aspectos ambientales con otras políticas sectoriales y el desarrollo de estas zonas, de forma que se haga compatible su conservación con el empleo "verde" y sostenible.

La cifra de superficie es la suma de la zona de ZEPA —70 áreas, distribuidas por las nueve provincias, con una superficie de 1.997.977 hectáreas, que supone el 21,20 por ciento del territorio autonómico— y de los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), ahora denominados ZEC, —120 que abarcan 1.890.600 hectáreas, el 20,06 por ciento de la Comunidad—, una vez descontados los solapamientos.

Castilla y León acoge una gran presencia de especies y hábitats de interés comunitario, entre ellas 72 especies prioritarias de aves -sin contar las 146 especies de aves migratorias de presencia regular-, 63 hábitats y 116 especies de interés comunitario que en conjunto, suponen un total de 251 valores protegidos.

El consejero ha aclarado que hay 13 zonas ZEC y ZEPA que coinciden en más del 95 por ciento de su superficie, de manera que en total son 177 lugares a los que afecta la orden y en los que se desarrollarán sus planes básicos de gestión y conservación, que se publicarán la próxima semana, con lo que culmina el proceso de planificación básica de la Red Natura 2000.

Planes de gestión

Para garantizar la coherencia de la Red y dar cobertura a medidas de conservación para todos los hábitat naturales o las especies por las que se han incorporado los distintos LIC y ZEPA, se ha elaborado un plan básico de gestión para cada uno de ellos.

Se debe tener en cuenta que en la Red Natura 2000 de Castilla y León están presentes 259 hábitat o especies de interés comunitario, o aves habituales incluidos todos ellos en los anexos de la directiva, y para cada uno de ellos se ha elaborado su plan básico de conservación y gestión. Todo ello supone que el número total de planes ascienda a 436.

Junto a ellos, se han elaborado diez documentos técnicos que sustentan la toma de decisiones de la planificación, o complementan aspectos concretos como la socioeconomía de la Red Natura 2000 castellanoleonesa. Igualmente se incluyen tres anexos comunes.

El decreto de declaración de las ZEC y ZEPA incluye, además de la regulación de la información cartográfica y de los planes básicos, la lista y una ficha informativa de cada uno de estos espacios. En ella, además de un plano informativo, se recogen su superficie, los términos municipales en los que se extiende, la coincidencia con otras figuras de conservación, y los valores que se consideran esenciales para su conservación, tanto a nivel autonómico como a nivel local.

La labor de planificación de la Red, "ingente" en cuanto a su dimensión, ha sido desarrollada en los últimos años por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León con una implicación destacable de sus propios recursos.

Además de la elaboración de los propios planes, se han creado una amplia documentación técnica que estará disponible en la página web de la Junta. De igual manera, en el proceso de elaboración se han mantenido numerosas reuniones con técnicos de los distintos servicios de la Consejería, así como con la comunidad científica y técnica. En paralelo se han mantenido reuniones dirigidas a los distintos agentes sociales implicados, organizaciones profesionales agrarias, ONG, grupos de acción local, administraciones, etcétera.

Este proceso dio lugar al Plan Director para la implantación y la gestión de la Red Natura 2000 en Castilla y León, un documento de planificación básica -aprobado en Consejo de Gobierno el pasado 19 de marzo- que establece todas las acciones para conseguir una correcta implantación y gestión de la Red Natura en la Comunidad.

De igual manera, establece un esquema de planificación en cascada que recoge los planes básicos de lugares y de valores, como planificación estratégica básica que permite la declaración de los ZEC, así como distintas alternativas de planificación operativa de detalle.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento