CCOO apuesta por la formación de trabajadores, delegados y profesionales de Justicia para atender mejor el acoso sexual

El sindicato Comisiones Obreras ha iniciado una campaña en Castilla y León para informar a los trabajadores sobre las actuaciones que pueden llevar a cabo ante casos de acoso sexual o de acoso por razón de sexo y sus representantes han apostado por una mayor formación tanto a trabajadores, como a delegados sindicales y profesionales de la Justicia con el fin de atender mejor estas situaciones.
Las sindicalistas Rosa Eva Martínez y Elena Pinilla, de CC.OO.
Las sindicalistas Rosa Eva Martínez y Elena Pinilla, de CC.OO.
EUROPA PRESS

El sindicato Comisiones Obreras ha iniciado una campaña en Castilla y León para informar a los trabajadores sobre las actuaciones que pueden llevar a cabo ante casos de acoso sexual o de acoso por razón de sexo y sus representantes han apostado por una mayor formación tanto a trabajadores, como a delegados sindicales y profesionales de la Justicia con el fin de atender mejor estas situaciones.

La secretaria regional de Mujer y Políticas de Igualdad de CCOO, Rosa Eva Martínez, ha explicado que se repartirán 8.000 dípticos en los centros de trabajo de Castilla y León en los que, por un lado, se diferencia entre acoso sexual y acoso por razón de sexo y, por otro, se indica qué puede hacer un trabajador ante estas situaciones.

Martínez ha incidido especialmente en la necesidad de la formación para prevenir y atender casos de acoso sexual, por lo que ha apostado por llevar a cabo iniciativas en este sentido. Por parte del sindicato, ha explicado se busca formar a los trabajadores mediante campañas como la que se ha puesto en marcha y más específicamente a los delegados sindicales, "para que sean un apoyo y un acompañamiento" a las víctimas en el centro de trabajo.

Pero también ha reclamado la formación dirigida a profesionales de la Justicia como abogados, jueces o peritos, pues ha advertido de que un informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) "deja claro que hay falta de conocimiento a la hora de aplicar la normativa". Para ello, ha reclamado que las administraciones públicas también deben implicarse en esta materia.

Las representantes de CCOO han hecho también un llamamiento a las empresas y a la patronal para que "se impliquen mucho más en la elaboración de protocolos de actuación" que resultan necesarios para detectar los problemas y actuar en consecuencia.

Asimismo, Martínez ha recordado que en los últimos cinco años el sindicato ha trabajado directamente en un centenar de casos de acoso sexual o acoso por razón de sexo, todos ellos sufridos por mujeres, pero ha advertido de que no existen datos centralizados sobre las personas afectadas, por lo que ha reclamado a la Junta de Castilla y León que ponga en marcha un registro.

Rosa Eva Martínez ha subrayado que no se puede permitir este tipo de acoso, que como ha recordado está incluido en los casos de la Ley de Violencia de Género, pero ha reclamado a la Junta que regule la acreditación para optar a los mismos recursos que las víctimas de otros tipos de violencia.

Sobre todo en comercio y hostelería

Por su parte, Elena Pinilla ha precisado que un 80 por ciento de los casos se ha tratado de acoso por razón de sexo, que se refiere, según la Ley Orgánica para la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, a cualquier comportamiento realizado en función del sexo de una persona, con el propósito o efecto de crear un entorno intimidatorio, degradante y ofensivo.

Pinilla ha añadido que en el caso de Castilla y León han atendido sobre todo casos en el sector Servicios y, principalmente, en el comercio y la hostelería.

Así, pueden darse ejemplos como la ridiculización, comentarios desfavorables sobre la vida personal y apariencia para cuestionar sus acciones o decisiones; aislar a la víctima y reducir el contacto social, asignar tareas inútiles o superiores o inferiores a las competencias; o obligarle a realizar trabajos peligrosos o especialmente nocivos para la salud.

El acoso sexual propiamente dicho, incluye casos de acoso verbal, con observaciones, bromas o comentarios sobre la apariencia o condición sexual de la persona; acoso no verbal mediante miradas, gestos, gráficos, fotografías, imágenes, mensajes, email o llamadas telefónicas cuyo contenido sea sexualmente explícito; contacto físico deliberado y no solicitado; invitaciones persistentes que no sean deseadas u oportunas para la víctima; e invitaciones impúdicas o peticiones de favores sexuales a cambio de mejoras laborales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento