Piso en venta
Imagen de un piso en venta. ARCHIVO

Ahora que la crisis inmobiliaria parece ya haber pasado, puede verse con perspectiva qué cosas se hicieron mal durante el boom. Una de ellas, sin duda, fue la tasación de las viviendas, cuyo precio muchas veces se engordó. La tasación inmobiliaria nos permite acceder a una hipoteca y concretar la cuantía del préstamo que nos da el banco para comprar la vivienda.

La tasación la determina un profesional, que pone en valor el inmueble, teniendo en cuenta una serie de factores, tanto de la vivienda en sí misma como del contexto en el que se ubica. Es la forma que tiene la entidad bancaria de asegurarse de que el dinero prestado no supera en ningún caso el valor del bien inmueble que se va a adquirir.

Pero, ¿qué factores influyen en la tasación inmobiliaria? Como explica el blog de Fotocasa, el informe del tasador recoge el valor de la propiedad en virtud de una serie de factores tales como la superficie de la vivienda, sus características o la antigüedad del inmueble, entre otros.

Localización y equipamiento de la zona son claves para determinar el precioLa ubicación es uno de esos factores y resulta clave en el proceso de tasación. Es importante para determinar su precio, como lo es el equipamiento con el que cuente la zona en la que se ubica: transporte público y accesos, zonas verdes y de ocio, servicios públicos como colegios y centros sanitarios, tiendas… La superficie es otro factor importante, pero también lo será la distribución inteligente entre estancias de los metros cuadrados que conformen la vivienda.

El informe de tasación también tendrá en cuenta los equipamientos de la casa –como la calefacción o el aire acondicionado– y la calidad de los acabados y de la edificación. De hecho, y al contrario de lo que se podría pensar, a la hora de la tasación puede influir más la calidad de la construcción que la antigüedad del inmueble.

Otros factores a tener en cuenta en la tasación serán las vistas, la orientación, la posibilidad de ventilación natural y el ruido ambiental. Tras visitar la propiedad y tomar nota de todos estos datos, el tasador comprobará sus anotaciones con los registros oficiales existentes sobre la vivienda, planos y datos recogidos en el Registro de la Propiedad.