El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, ha subrayado que Cataluña ha "pisado el acelerador" en el objetivo de 'decidir su futuro', pero ha incidido en que Euskadi tiene "mayor margen de tiempo para hacer las cosas", por lo que no se deben tener "complejos" respecto al proceso catalán.

En declaraciones a Onda Vasca, recogidas por Europa Press, el dirigente jeltzale ha criticado además que ni Mariano Rajoy ni la "casta política madrileña" hayan dialogado hasta el momento, pero ha considerado que, tras los comicios catalanes del 27 de septiembre, los poderes del Estado deberán "abrir una vía de diálogo con Cataluña porque nada va a poder hacerse 'manu militari'".

Tras reconocer que para el PNV ha sido dolorosa la ruptura sufrida en CiU, Ortuzar se ha mostrado seguro de que tanto Convergència como Unió "están convencidos de que hacen lo mejor para Cataluña".

"Lo que se trata es que se pueda hacer lo que la mayoría de los catalanes quieran que se haga. Ésa es la clave de las elecciones catalanas y de todo el proceso que se vive: la lucha por el reconocimiento del derecho a decidir. Que tengamos nosotros y los catalanes capacidad para decidir lo que quieren ser en el futuro", ha remarcado. En esta línea, ha defendido que ambos partidos se ponen de acuerdo "en el diagnóstico, aunque no en el tratamiento de ese diagnóstico".

Preguntado por lo que espera de las elecciones en Cataluña, el dirigente jeltzale ha mostrado su deseo de que la votación sea mayoritaria y ha subrayado que el día 28 "habrá que hablar para lo que sea".

"Lo que no ha querido hacer ni Mariano Rajoy ni la casta política madrileña en todo este tiempo, dialogar y hablar, lo tendrán que hacer sea cual sea el resultado a partir del día 28", ha afirmado, para añadir que habrá que abrir "una vía de diálogo con Cataluña porque nada va a poder hacerse sin diálogo, 'manu militari'".

A su juicio, no se pueden frenar los deseos de una sociedad en el corazón de Europa más que desde el diálogo, por lo que los representantes políticos del Estado tendrán que "bajarse del púlpito amenazador en el que se han instalado hace años y dejar de hacer estrategias para ganar un puñado de votos".

A su juicio, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha sido claro a la hora de plantear la votación del día 27 y lo ha hecho además "asumiendo un alto riesgo político".

"No ha sido ambiguo y ha establecido unas elecciones como plebiscitarias. Vamos a tener unos datos que podrán ser medibles, analizables. Al día siguiente habrá que hablar y ver cuál es la solución mejor para Cataluña con arreglo a lo que los ciudadanos han dicho el día anterior", ha reiterado.

"detrás o delante"

Respecto a las diferencias entre Euskadi y Cataluña, Ortuzar ha defendido que los vascos "tenemos nuestra propia vía", por lo que "no creo que tengamos que tener complejos ni por ir detrás o delante".

"La vía vasca al autogobierno empezó en 1978. Aquel año los nacionalistas catalanes participaron en la redacción de la Constitución y la votaron. Nosotros fuimos excluidos y no la votamos. Ahí empezó una vía de autogobierno distinta con sus partes buenas y las menos buenas", ha analizado.

En su opinión, hay una parte muy buena para el País Vasco como la que representa el Concierto Económico, que "a nosotros nos da una cuasiindependencia financiera, algo que para los catalanes es una de las piedras que les aprieta el zapato, la de la falta de financiación".

Para Ortuzar, en Cataluña han pasado dos cosas fundamentales que le distancian de la situación que se vive en Euskadi. "Ellos se embarcaron en una reforma del Estatuto bajo la promesa del presidente Rodríguez Zapatero que se cargaron y que dejó desairado al pueblo catalán", ha enumerado, para añadir que Cataluña tiene un "problema financiero evidente".

"Pese a la crisis se ha demostrado que nuestra capacidad de autogobierno económica nos permite gestionar las cosas mejor. Estamos en una mejor situación económica que Cataluña. Ellos han tenido que pisar el acelerador y nosotros tenemos un mayor margen de tiempo para hacer las cosas de otra manera, ni mejor ni peor", ha añadido.

No obstante, ha incidido en que Euskadi y Cataluña son dos pueblos "con una reivindicación común mayoritaria que es la de ser capaces de decidir nuestro futuro, aunque vivimos situaciones políticas, sociales, económicas muy diferentes que aconsejan que cada uno haga el camino por su propia vía".

"vía vasca"

Tras subrayar que el País Vasco está inmerso en "una vía diferente para adecuar el nuevo estatus jurídico político", ha defendido que se está viviendo un momento "de búsqueda de un acuerdo suficiente entre vascos para luego negociarlo en Madrid y Bruselas".

"Vivimos este momento de Euskadi, pero estoy seguro de que cuando nos planteemos dar el salto a esa negociación con Madrid y Bruselas también surgirán los problemas. Seguro que en nuestro camino también habrá problemas, dificultades, encrucijadas en las que como pueblo y partido el PNV deberá tomar una dirección", ha expresado.

Por último, ha afirmado que en la actualidad hay una "cierta unanimidad" en el panorama político vasco de que al autogobierno "hay que darle una vuelta".

"El asunto es que cada uno querrá dársela de una manera diferente. Lo importante es ser capaces de sentarnos en una mesa y explicitar cada uno qué es lo que propone, porque esa es la clave para que la gente pueda decidir. Y estoy seguro que esto terminará en una decisión de la ciudadanía vasca", ha finalizado.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.