Hungría endurece su ley contra los inmigrantes: 5 años de cárcel por cruzar ilegalmente a su país

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ofrece una rueda de prensa en Bruselas.
El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ofrece una rueda de prensa en Bruselas.
EFE/Olivier Hoslet

El parlamento de Hungría ha aprobado este viernes un paquete de leyes que prevén penas de hasta tres años de cárcel por el cruce ilegal de sus fronteras, lo que podría subir hasta cinco años, si se realiza armado o dañando la valla alambrada en la frontera con Serbia. El Gobierno conservador  pretende "aliviar la presión migratoria" que registra desde hace meses, en los que más de 160.000 refugiados entraron al país a través de la frontera serbia.

La nueva legislación, que cuenta con el apoyo del partido gobernante Fidesz y el de extrema derecha Jobbik, crea así una nueva categoría en el código penal, la del cruce ilegal de la frontera. También se endurecen también las penas por el tráfico ilícito de personas, que en casos extremos, como por ejemplo por organizarlo o dirigirlo, ascenderán hasta los 20 años de cárcel.

Además, se creará una franja de 60 metros llamada "zona de tránsito", que solo estará abierta hacia Serbia y donde se realizará el registro de los refugiados o inmigrantes. Otra nueva categoría será la de la "situación de crisis por inmigración masiva", que el Gobierno podrá declarar por un período de un máximo de 6 meses. En ese período se podrán construir instalaciones "de seguridad nacional", en terrenos estatales o de los ayuntamientos locales. Otro paquete legislativo que abriría la posibilidad de movilizar al Ejército en la defensa de las fronteras será votado en el Parlamento la próxima semana.

El líder del grupo parlamentario del partido gobernante Fidesz, Antal Rogán, explicó después de la votación que las nuevas leyes entrarán en vigor el 15 de septiembre. "El Gobierno húngaro contará así con la posibilidad de declarar situación de crisis", destacó Rogán, agregando que a partir de esa fecha el cruce ilegal de la frontera será un delito, según recoge la agencia MTI.

El fin de semana pasado, Hungría terminó con la primera fase de una valla alambrada de metro y medio de altura en esa frontera y espera que las obras de un segunda muro, más solida, de cuatro metros de altura, concluyan el 31 de octubre.

La oposición izquierdista, que votó en contra, y también numerosas organizaciones humanitarias han tachado las leyes de "autoritarias" y "anticonstitucionales".

"En la defensa de la frontera hay que mostrarse fuerte"

El primer ministro húngaro, el conservador nacionalista Viktor Orbán, aseguró este viernes que Europa debe defender sus fronteras. "Si no defendemos nuestras fronteras, de nuevo y de nuevo vendrán decenas de millones a Europa", señaló Orbán en declaraciones a la radio pública Kossuth, un día después de entrevistarse en Bruselas con la cúpula de la Unión Europea (UE).

Durante sus encuentros con los máximos responsables del Consejo Europeo, Donald Tusk, y del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz, el primer ministro magiar se mostró molesto con las críticas europeas a las polémicas medidas que ha tomado para impedir la llegada masiva de refugiados e inmigrantes a su país.

Ahora Orbán dijo que existe "una importante diferencia de opiniones entre la UE y Hungría", y agregó que la mayoría de los líderes de la Unión defiende que se debería acoger todos los refugiados algo que "significaría el fin de Europa". Respecto a la propuesta de la Comisión Europea (CE) de repartir los refugiados mediante un sistema de cuotas entre los países miembros el primer ministro dijo que "todo se puede considerar", pero solo si el continente defiende sus fronteras.

"En la defensa de la frontera hay que mostrarse fuerte", recalcó el primer ministro que consideró que Europa ahora "es rica pero débil".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento