Cientos de refugiados inician una marcha a pie desde Budapest hasta la frontera con Austria

  • Llevan varios días acampados en los alrededores de la estación de Keleti, en Budapest (Hungría), y se han suspendido las conexiones por tren.
  • Se oponen a ir al campamento de acogida de Bicske, a 40 kilómetros al oeste de la capital; tienen miedo a que les tomen las huellas dactilares.
  • Varios refugiados han pasado la noche en un tren que detuvo la Policía.
Centenares de refugiados esperan junto al tren regional que permanece varado en la estación de Bicske.
Centenares de refugiados esperan junto al tren regional que permanece varado en la estación de Bicske.
EFE/Herbert P. Oczeret

Cientos de refugiados, que desde hace días están en los alrededores de la estación ferroviaria Budapest Keleti para poder abandonar Hungría, salieron este viernes hacia las 13 h, hora local (11.00 GMT), a pie en dirección de la frontera con Austria, situada a más de 200 kilómetros de distancia.

Ante la suspensión de conexiones directas entre Budapest y Austria, cientos de refugiados se subieron el jueves a un tren regional para acercarse a la frontera pero fueron parados por la policía húngara en las afueras de Budapest, donde siguen varados. Unos 500 refugiados, que se oponen a ir al campamento de acogida de la ciudad húngara de Bicske, a 40 kilómetros al oeste de Budapest, pasaron la noche en el tren, informa el portal hvg.

La policía informó de que los refugiados ofrecen "resistencia pasiva". Un hombre se tiró a las vías junto a su mujer, que gritaba pidiendo ayuda, y su bebé, y tras un forcejeo con un grupo de agentes fue esposado y separado de su familia. En reacción, otros refugiados que habían abandonado el convoy se opusieron a los agentes y lograron volver a subir al tren, del que se niegan ahora a descender por el temor, además, a que les tomen las huellas dactilares.

"La situación aquí es nefasta"

Después de varios días de impedirlo, la policía dejó entrar en la estación Keleti de Budapest a los varios centenares de refugiados. "La situación aquí es nefasta, llevo cuatro días y no se puede estar más", explicó Nasir al Omar, un estudiante de Arte y Literatura de la universidad siria de Alepo.

En los alrededores de la terminal es visible un trasiego de familias y numerosos hombres jóvenes con mochilas, maletas y bolsas, preparados para abandonar el lugar. "He recogido mis cosas y he empezado a hablar con otros que se quieren ir, posiblemente salgamos hoy o mañana y somos un grupo grande", añade Nasir.

"Iremos andando, no hacemos mal a nadie, no somos criminales. Sólo quiero llegar a algún país en el que pueda terminar mis estudios", explica en inglés. Más de mil personas se encuentran acampadas en los aledaños de la estación, sin apoyo institucional ni asistencia sanitaria más allá de la que puede ofrecer una red de voluntarios húngaros.

Algunos medios húngaros aseguran que otro grupo de refugiados podría encaminarse a la Embajada de Alemania, el país al que desean llegar, aunque en la situación de confusión existente es difícil confirmar ese extremo. Aunque suspendidos los trenes internacionales, desde Keleti parten conexiones regionales, incluidas a localidades cercanas a la frontera con Austria, como Sopron.

Algunos refugiados han subido a estos trenes con la esperanza de llegar más cerca de la frontera con Austria, aunque en las últimas horas los medios húngaros han informado de que la policía ha vuelto a interceptar a algunos grupos para identificarlos y enviarlos a un campo de acogida.

Ninguno de los refugiados en la estación desea ir a uno de esos centros, de los que algunos ya tienen experiencia y aseguran que ofrecen unas condiciones que califican como "terribles". Más de 160.000 personas han llegado a Hungría en lo que va de año por la denominada ruta de los Balcanes, que tiene en el país centroeuropeo al primer miembro del espacio Schengen.

Unos 300 refugiados huyen de un centro de acogida

La situación en Bicske no es el único foco de tensión con los refugiados en Hungría. Cientos de ellos han huído este viernes de un centro de acogida en el sur del país, donde estaban internados, informó la prensa húngara.

La policía local estima que unas 300 personas salieron corriendo del centro de Röszke, en el extremo sur del país, y se dirigieron hacia la carretera M5, señala el portal de noticias index.hu. Un corresponsal en la zona explicó que parte de los refugiados corrieron hacia un cercano campo, mientras que la policía los perseguía para llevarlos de nuevo al centro de acogida.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento