Cientos de refugiados se resisten a bajar de un tren detenido que se dirigía a la frontera con Austria

  • El tren había partido a las 11.18h de la estación Keleti de Budapest, después de que las fuerzas de seguridad húngaras desbloquearan la entrada a la estación.
  • El caos se apoderó de la estación y un tren con destino previsto a la ciudad de Sopron, junto a la frontera con Austria, quedó rápidamente abarrotado.
  • La policía lo detuvo en la localidad de Bicske e intentó varias veces hacer bajar a los refugiados sin conseguirlo; algunos trataron de huir corriendo.
  • Hungría cerró el lunes durante horas la estación y dejó varados a cientos de refugiados.
Agentes de policía húngaros arrestan a un inmigrante en la estación de trenes de Bicske, Hungría.
Agentes de policía húngaros arrestan a un inmigrante en la estación de trenes de Bicske, Hungría.
EFE/ZOLTAN BALOGH

La Policía húngara ha detenido este jueves un tren con cientos de refugiados a bordo que se dirigía hacia la localidad de Sopron, cerca de la frontera con Austria, con la intención de obligarlos a bajar en la localidad de Bicske, donde hay un centro de acogida, según ha constado un reportero de Reuters.

Los agentes intentaron que unos 300 refugiados, en su mayoría sirios, bajaran para trasladarlos en autobuses, aunque muchos de ellos comenzaron a protestar y a gritar "No camp! No camp!", por lo que finalmente la policía desistió y los refugiados se subieron de nuevo al tren, según MTI. La policía húngara acudió al lugar con decenas agentes y con una veintena de vehículos, entre ellos autobuses.

El tren había partido abarrotado a las 11.18 hora local (09.18 GMT) de Budapest, pero a las 16.30 hora local (14.30 GMT) el tren seguía en Bicske y los agentes empezaron a llevarse los refugiados en pequeños grupos. Algunos trataron de huir y salir corriendo de la estación, pero la policía los llevó de vuelta al tren, agrega la web Index.

Además, la policía húngara prohibió a los periodistas permanecer en los andenes de la estación, donde se produjeron varios forcejeos entre agentes y refugiados. Mientras tanto, una ambulancia llegó a la estación, ya que un niño refugiado tuvo que ser tratado por los médicos, explica el portal Origo.

La información de la retención del tren parece haber llegado con rapidez a los refugiados en Budapest y en el siguiente tren que partió a Sopron ya no había refugiados. Sin embargo, otro tren salió cerca de las 15 h hora local (13 h) de Budapest y tenía previsto llegar en los próximos minutos a Györ, una ciudad situada a medio camino entre Budapest y Viena. Allí, medio centenar de policías se han colocado en el andén, y han bajado a 80 refugiados.

"Lo importante es salir de Budapest. Iré luego a pie o como sea a Austria", asegura Gaser, uno de los jóvenes que logró subirse a un tren. Muchos de los refugiados esperan que, una vez lleguen a Sopron, puedan cruzar la frontera austríaca y desde allí continuar viaje a Alemania.

Desde el pasado martes, las fuerzas de seguridad húngaras tenían bloqueada la entrada a la estación, en cuyos aledaños acampan más de mil refugiados que esperaban para embarcar hacia el oeste de Europa. Un portavoz de la compañía estatal de ferrocarriles húngara MÁV advirtió de que no partirán trenes con destinos fuera del país, sino solo convoyes hacia el norte de Hungría.

Tensión entre "norte y sur" de la UE

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, confía en que los países de la Unión Europea (UE), divididos sobre la gestión de la actual crisis migratoria, alcancen una "posición común" para responder de manera "ambiciosa" al problema. En su discurso en la conferencia anual de embajadores de la UE, Tusk indicó que para afrontarlo los Veintiocho deben "movilizar todas las herramientas disponibles, internas y externas".

"Asegurar nuestras fronteras es el reto más inmediato y difícil", señaló Tusk, quien dijo asimismo que está trabajando con los países para construir "un nuevo consenso" entre los gobiernos sobre la manera en que la UE debe responder a los flujos de demandantes de asilo. En cambio, reconoció que ha habido "algunas tensiones entre los países", e incluso "una división entre el este y el oeste de la UE".

Recalcó que algunos estados miembros "piensan en contener la oleada de migración" por medios como el "controvertido muro" levantado por Hungría en sus fronteras exteriores, mientras que otros países hablan de repartir a los demandantes de asilo o de establecer una base obligatoria de cuotas, apuntó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento