Tranvia de Parla
El tranvía de Parla discurriendo por uno de los nuevos desarrollos del municipio en una foto de archivo

Parla ostentó el dudoso honor en 2014 de ser la localidad madrileña de más de 50.000 habitantes con mayor deuda por habitante, unos 2.869 euros, por delante de Arganda del Rey (2.001) y Madrid (1.876), según datos publicados por el Ministerio de Hacienda a 31 de diciembre del año pasado. La localidad de 125.000 habitantes lidera una clasificación en la que también forman parte del top ten de grandes municipios endeudados Alcorcón (1.494), Rivas (1.441), Aranjuez (1.315), Valdemoro (1.269), Torrejón de Ardoz (1.211), Collado Villalba (943) y Alcalá de Henares (808). 

En el caso de Puebla de la Sierra, que tiene 83 habitantes, el déficit se debe a la compra de una planta de tratamiento de madera hace cinco años por 700.000 euros Los motivos que han provocado el débito en estas localidades son diversos. Desde la inversión en infraestructuras, algunas de ellas innecesarias, hasta llegar incluso al desvío de fondos públicos. Y es que algunos de estos Consistorios, como Valdemoro, Parla, Arganda, Torrejón, Collado Villalba o Alcalá, se han visto salpicados por la Operación Púnica, la trama de corrupción municipal encabezada por el exalcalde de Valdemoro Francisco Granados que adjudicaba contratos públicos a cambio de comisiones, o el caso Gürtel, el entramado de corrupción que se nutría de fondos públicos y operaba en Madrid, Valencia y la Costa del Sol. Los investigadores estiman el fraude en Púnica en más de 500 millones de euros. Muchas de estas localidades han castigado a sus dirigentes en la urnas en  las elecciones municipales del pasado mes de mayo al optar por un cambio político.

Sin embargo, incluyendo los pequeños municipios, las deudas más importantes por habitante corresponden a Puebla de la Sierra, con 6.939 euros, Moraleja de Enmedio (4.339), y Navalcarnero (3.285). En el caso de Puebla de la Sierra, que tiene 83 habitantes, el déficit se debe a la compra de una planta de tratamiento de madera hace cinco años por 700.000 euros. "Es una inversión para el pueblo y da trabajo a tres personas. Tenemos una hipoteca que pagamos con el dinero del alquiler de la planta a una empresa", explica su alcalde, Aurelio Bravo. En Moraleja de Enmedio son otras la razones. El Ayuntamiento de esta localidad de 5.000 habitantes es uno de los afectados por la trama Púnica. Su exalcalde, Carlos Alberto Estrada (PP), imputado por cinco delitos, aumentó en 20 millones de euros la deuda desde 2011. Por su parte, en Navalcarnero, su anterior regidor, Baltasar Santos, que estuvo en el cargo durante 20 años en las filas del PP y se presentó a las pasadas elecciones con un partido local, ha dilapidado las arcas municipales con obras con sobrecostes, como la rehabilitación del casco histórico (de 586.000 euros a 11,5 millones), la construcción de un polideportivo paralizada desde 2008 o la compra de cruces de piedra por valor de diez millones de euros. Santos contrató con empresas de Gürtel y Púnica. En la actualidad, Navalvarnero está gobernada por José Luis Adell (PSOE), que ha tenido que aprobar un plan de pago de la deuda con Iberdrola después de haber sufrido cortes de luz por el impago de 842.000 euros. Adell ha explicado que la deuda municipal asciende ahora a 202 millones de euros.

En términos de deuda total, Madrid sigue siendo la localidad más endeudada de la región —y de España—, con 5.938 millones de euros, por delante de Parla (359,6), Alcorcón (254,5), Alcalá de Henares (162,3) y Torrejón de Ardoz (153,7). Entre las diez localidades madrileñas que más dinero deben también se encuentran Móstoles (121), Rivas (116), Arganda (110,7), Valdemoro (91,7) y Navalcarnero (86,6).

Los grandes Ayuntamientos con más deuda por habitante*

  • Parla (Deuda por habitante: 2.869 euros). El sobrecoste en la construcción del tranvía es la clave. El proyecto estrella de su exalcalde socialista Tomás Gómez (1999-2008) alcanzó finalmente los 298 millones de euros. Inicialmente el presupuesto era de 93,5 más el IVA. José María Fraile, también del PSOE, sucesor de Gómez al frente del Consistorio, dimitió a finales de 2014 por contratar los servicios de Cofely, una de las principales empresas de la trama Púnica. Parla cambió de signo político en las pasadas elecciones municipales y dio el poder al PP, que eleva a unos 600 millones de euros la actual deuda del municipio, aunque la deuda reconocida por Hacienda es de 359,6 millones.

  • Arganda del Rey (2.000). Su actual alcalde, Guillermo Hita (PSOE), ya ha anunciado que el municipio de 55.000 habitantes se acogerá al plan de refinanciación de la deuda de Hacienda. El débito actual de Arganda es de 110,6 millones de euros. Hita ha desvelado que la deuda corresponde a créditos a largo plazo con los bancos, con proveedores de servicios públicos y facturas con proveedores de empresas privadas. Arganda ha estado gobernada por el PP de forma ininterrumpida desde 2003. Ginés López, su alcalde popular en tres legislaturas, renunció al cargo en 2009 por su imputación en el caso Gürtel.

  • Madrid (1.876). Las obras faraónicas de Alberto Ruiz-Gallardón, como Madrid Río o el soterramiento de la M-30, colocaron a la capital con una deuda de más de 7.000 millones en diciembre de 2011. Su sucesora, Ana Botella, la ha dejado en 5.938 millones de euros. Para lograr estas cifras, la administración local ha aumentado impuestos y recortado en servicios. Así, para 2014 subió, entre otros, el IBI (+6,4%), el impuesto de vehículos (+2%), más conocido como el 'numerito', y el Impuesto de Actividades Económicas (+2%). Paralelamente, Botella redujo el dinero de las partidas para limpieza (-6,5%), zonas verdes (-6,4%), gestión del tráfico (-15,1%), vivienda (-28,9%) o actividades culturales (-83%).

  • Alcorcón (1.494). Gran parte de la deuda de la localidad de 112.000 habitantes es fruto del Centro de Creación de las Artes de Alcorcón (CREAA), conocido popularmente como El Circo. Este enorme complejo abandonado de nueve edificios  y 66.000 metros cuadrados fue ideado por el PSOE en 2005, en pleno boom del ladrillo. Su coste ha alcanzado ya los 100 millones de euros, aunque aún harían falta otros 40 para terminarla. Sin embargo, el Ayuntamiento que sigue encabezando David Pérez (PP) también está siendo investigado por su relación con la Púnica, como ya publicó 20minutos. Hay tres contratos sospechosos con Waiter Music en los años 2011, 2012 y 2013, todos adjudicados por la vía de urgencia. Los tres por un valor de 550.000 euros.

  • Rivas (1.441). El municipio de 80.000 habitantes ha elevado su deuda en 46 millones de euros en apenas tres años (actualmente es de 116 millones). Un informe de la Cámara de Cuentas, relativo a los ejercicios fiscales 2010 y 2011, reveló un desajuste contable de 20 millones de euros en la Empresa Municipal de la Vivienda. El documento denunciaba la falta de control municipal sobre la empresa privada que gestionaba el organismo municipal. Izquierda Unida gobierna Rivas desde 1991.

  • Aranjuez (1.315). La deuda total reconocida por Hacienda asciende a 76 millones de euros, aunque la anterior alcaldesa ha asegurado que alcanzó los 175 millones de euros con los socialistas. Martínez ha afirmado que ha logrado rebajar ese débito en casi 14 millones de euros. Aranjuez ha vuelto a manos del PSOE tras los últimos comicios. El Ayuntamiento de este municipio de 57.000 habitantes ha contratado durante años con empresas relacionados con la Púnica, tanto con Jesús Dionisio Ballesteros (PSOE) como con María José Martínez de la Fuente (PP).

  • Valdemoro (1.269). La localidad de 72.000 habitantes es el epicentro de la trama Púnica. Cuatro de sus tres últimos alcaldes, todos del PP, están implicados en la trama Púnica. Dos de ellos, Francisco Granados (1999-2003) y José Carlos Boza (2011-2014), están en la cárcel. El otro, José Miguel Moreno (2003-2011), está siendo investigado. El Ayuntamiento llegó a adjudicar en diciembre de 2013 un millonario contrato a la empresa Cofely por valor de 60,8 millones de euros. Valdemoro cambió de signo político en los últimos comicios para otorgarle el poder a Guillermo Gross, de Ciudadanos.

  • Torrejón de Ardoz (1.211). La deuda reconocida por el Gobierno central en este municipio de 126.000 habitantes gobernado por el PP es de 153,6 millones de euros, aunque los socialistas la elevan a los 230 millones. La gestión de su exalcalde Pedro Rollán (2007-2015), actual consejero de Transportes regional, fue cuestionada por un informe de la Cámara de Cuentas, que encontró irregularidades al fiscalizar el ejercicio de 2012. Rollán también contrató los servicios de las tres principales empresas de la Púnica: Cofely, Eico y Waiter Music.

  • Collado Villalba (943). Su exalcalde popular, Agustín Juárez, está imputado en Púnica. A Juárez se le atribuyen presuntamente ocho delitos: prevaricación, malversación, revelación de secretos, falsedad documental, tráfico de influencias, cohecho, fraude y organización criminal. En 2013, el Consistorio de esta localidad de 62.000 habitantes adjudicó un contrato a Cofely por 42,9 millones para la mejora del suministro energético de las instalaciones municipales. La deuda total de Collado Villalba, donde sigue gobernando el PP, es de 59 millones de euros.

  • Alcalá de Henares (808). La Cámara de Cuentas destapó un agujero de 318 millones de euros tras la fiscalización del ejercicio 2010, cuando era alcalde Bartolomé González. El informe reveló irregularidades relacionadas con un control nulo de los ingresos y los gastos. En la actualidad, la deuda reconocida por Hacienda alcanza los 162,3 millones. El Ayuntamiento de Alcalá también ha contratado con empresas de la Púnica y se ha visto afectado por una trama que investiga la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional por supuestas irregularidades en las subvenciones en los cursos de formación del municipio.

*Datos a 31 de diciembre de 2014

Consulta aquí más noticias de Madrid.