El juzgado de lo contencioso-administrativo número 2 de Castellón ha estimado en parte la demanda interpuesta por los vecinos del grupo de Roger de Flor de Burriana (Castellón) contra el decreto aprobado en 2014 por el anterior gobierno municipal de esta localidad que autorizaba el festival del Arenal Sound de 2013 en las condiciones acústicas en que se celebró, "puesto que estaban expuestos a niveles de ruidos superiores a los permitidos legalmente", según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

Tras conocer la sentencia, el actual equipo de gobierno se ha puesto a estudiar las consecuencias de la estimación de la demanda con los servicios jurídicos municipales y ha manifestado que se pone al servicio de los vecinos y vecinas de esta zona del puerto "para paliar las molestias por ruidos y por vulneración de los derechos humanos fundamentales que les podían causar los conciertos del Arenal Sound y que fueron el motivo del recurso vecinal contra el decreto del anterior Gobierno del PP".

El equipo de gobierno ha destacado que "la salud y las condiciones físicas de los ciudadanos de Burriana están por encima de cualquiera otro interés y, como responsables municipales, tenemos el deber de garantizar la convivencia de la ciudadanía".

Según el consistorio, en dicho decreto, el anterior gobierno municipal desestimaba las quejas de los vecinos, alegando que la celebración del festival Arenal Sound se encontraba al amparo de la Disposición Adicional Primera de la Ley 7/2002 de la Generalitat valenciana sobre protección de contaminación acústica y consideraba la celebración del festival de música como una situación "especial y esporádica". Además, en el decreto se afirmaba el carácter festivo, de evidente carácter social y público del evento.

Ante este decreto y posterior recurso de los vecinos, ahora el juzgado ha admitido la demanda de los ciudadanos del grupo de Roger de Flor en defensa de los derechos fundamentales, como el derecho a la integridad física y moral de las personas, "puesto que estaban expuestas a niveles de ruidos superiores a los permitidos legalmente durante los conciertos del Arenal Sound", según el Ayuntamiento.

Por otro lado, el juzgado contención-administrativo número 2 de Castellón ha desestimado la pretensión interpuesta por los vecinos de pedir en el Ayuntamiento una indemnización económica por la vulneración de derechos fundamentales y por los daños morales ocasionados por el decreto del anterior gobierno municipal de Burriana.

Consulta aquí más noticias de Castellón.