Azata del Sol, promotora del hotel en el paraje de El Algarrobico, en Carboneras (Almería), ha anunciado que ha puesto en manos de sus servicios jurídicos el informe hecho público este lunes por la organización Greenpeace ya que, según ha remarcado, está "completamente plagado de falsedades".

"Ante este informe no nos queda más remedio que encargar a nuestros servicios jurídicos el estudio de cuantas acciones judiciales nos asistan para obligar a corregir esas difamaciones que sobre nosotros se han hechos", ha trasladado a Europa Press el subdirector general de la empresa, José Rodríguez.

Rodríguez, quien ha asegurado de forma tajante que Azata "nunca ha estado involucrada en ninguno de los procesos judiciales de corrupción que se mencionan", ha acusado a Greenpeace de publicar este informe con la "única intención de condicionar las próximas resoluciones judiciales" que se han de dictar en el Tribunal Supremo (TS) en torno la calificación o no de urbanizable del suelo sobre el que se levanta el hotel o la propiedad del suelo.

"Claramente es lo que busca y, para ello, ha elaborado un informe absolutamente plagado de falsedades", ha subrayado para apuntar que "todos los procesos judiciales en los que ha estado envuelta Azata en estos años son precisamente los relativos al Algarrobico".

Rodríguez, quien ha recordado que, a día de hoy, una sentencia en firme del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) dictamina que la licencia de obras concedida por el Ayuntamiento de Carboneras en 2003 es legal, ha censurado que Greenpeace intente "dar a entender la implicación directa de Azata en graves hechos con los que nada tiene que ver".

Al hilo de esto, se ha mostrado especialmente crítico con el abogado del colectivo, José Ignacio Domínguez, quien, según ha dicho, "ha dado una información completamente falsa" sobre cuántos eran los metros de zona de servidumbre de protección del dominio público marítimo-terrestre en la franja litoral donde se levantó el hotel.

En concreto, Domínguez ha asegurado en rueda de prensa que "desde 1998, cinco años antes de que comenzaran las obras, Azata ya sabía por notificación del Ministerio de Medio Ambiente que estaba vulnerando la Ley de Costas al ser la servidumbre de protección de 100 metros".

Rodríguez, por su parte, ha remitido a documentación pública que, según subraya, desmiente esta afirmación "por absolutamente falsa" y ha explicado que la comunicación a la que hace referencia el colectivo "no se refiere al sector ST-1, donde se levanta el hotel, sino a los sectores ST-2 y ST-3" del mismo paraje.

Así, ha precisado que el escrito firmado por el director provincial de Costas, Miguel Ángel Castillo, y que vino acompañado de un plano, fue en respuesta a un requerimiento efectuado por el arquitecto de Azata en el que interesaba "información sobre el trazado definitivo del deslinde en el tramo —remarca— señalado en el plano adjunto" y con motivo de la redacción del Plan Parcial.

"Ese tramo se refería a los sectores urbanísticos ST-2 y ST-3 porque en 1998 nosotros ni siquiera eramos propietarios del sector ST-1, el conocido como El Algarrobico, y, además, si se consulta el plano con el que contestó Costas se ve que en la zona donde se edificó posteriomente el hotel, después de comprar el terreno a los que entonces eran propietarios, el trazado del deslinde es de 20 metros", ha indicado Rodríguez.

Por último, ha hecho referencia a una resolución de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía de marzo de 1998, también pública, en la que, en respuesta a una solicitud de uso de la zona de servidumbre realizada por los anteriores propietarios del suelo sobre el que se construyó el hotel para instalar un cámping, esta autoriza y señala que la parcela es "suelo urbanizable, siendo la servidumbre de protección de 20 metros".

"Donde fuéramos a preguntar cuál era la servidumbre de protección, nos daban este plano", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Almería.