El cuadro de San Mateo, un óleo sobre tela del artista jiennense Sebastián Martínez Domedel (1615-1667) de la Catedral de Jaén, ha recuperado su esplendor original tras la restauración a la que ha sido sometido en el marco del programa 'Rural Patrimonio' que promueve la Caja Rural de Jaén.

La obra ha sido presentada tras el proceso realizado por el restaurador del templo, Néstor Prieto Jiménez, entre julio de 2014 y febrero de este año y siguiendo los criterios actuales de reversibilidad, inocuidad y diferenciación de materiales, según ha informado la entidad.

Este 'San Mateo y el Ángel' forma parte de la serie de los Evangelistas que se custodia en la Capilla de la Virgen de los Dolores de la seo jiennense. En concreto, se ubica en el muro izquierdo de este espacio decorado por el canónigo don Ambrosio Francisco de Gámez a mediados del siglo XVIII.

Se trata del tercero (tras San Juan y San Lucas) que ha sido restaurado gracias al compromiso adquirido por la Fundación Caja Rural de Jaén para recuperar las cuatro obras de cara a la magna exposición que con motivo del cuarto centenario del nacimiento de Martínez Domedel se prepara para final de 2015 con el objetivo de "poner en valor de la obra, quizá poco conocida, del genial pintor jiennense".

En el lienzo, San Mateo aparece sentado con las piernas cruzadas en una posición algo inestable por la sorpresa causada por la irrupción del ángel, al que mira con asombro. En sus manos sostiene un cálamo y un libro para incorporar las anotaciones del ángel y a sus pies se sitúan sobre rocas otro libro y el tintero.

El estado de conservación de la obra "era muy malo" con rotos en el tejido en diversos puntos y numerosos levantamientos y desprendimientos de las capas de preparación y pictórica en la zona derecha. Además, la oxidación de los barnices aplicados sobre el lienzo había derivado en un amarilleamiento que modificaba completamente el aspecto primitivo al enmascarar su tonalidad original.

Igualmente, el marco, en madera de conífera tallada, dorada, plateada, policromada y estofada, ha recuperado su esplendor. Y es que, la humedad por filtraciones que se daban en el pasado en la capilla había provocado en los paramentos levantamientos y desprendimientos en las capas de preparación, dorado, plateado y policromía.

Consulta aquí más noticias de Jaén.