Izquierda Unida ha criticado este martes la expulsión del pleno de su portavoz en el Ayuntamiento de Campillo de Arenas (Jaén) y exalcaldesa, Lourdes Chica, por parte del alcalde, el socialista Juan Francisco Figueroa, "por el simple hecho de pedir el uso de la palabra".

Según ha explicado IU en una nota, en la sesión extraordinaria del 28 de agosto se debatió como único punto en el orden del día la aprobación de un préstamo para pagar ejecuciones de sentencias judiciales firmes por un importe total de 196.478,59 euros.

Una vez dio la palabra el regidor a la oposición, el PP no hizo uso de ella, pero sí la portavoz de Izquierda Unida y exalcaldesa, quien pidió detalles sobre el crédito, como el tipo de interés, la entidad bancaria con la que se contrataría o la partida presupuestaria que cubriría este gasto.

En su intervención posterior, el alcalde "no contesta nada" de ello argumentando que son sentencias judiciales del anterior mandato municipal, "cuando ese extremo es incierto, al tratarse de sentencias correspondientes a los años 2007-2008 y 2010".

"Empezó a verter insultos a la portavoz de IU, impidiendo que pudiera hacer uso de su turno de réplica, ni siquiera por alusiones, tal y como establece el artículo 94 del vigente Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales, expulsándola a continuación por el simple hecho de levantar la mano para solicitar el uso de la palabra", ha afirmado.

Además, el concejal Rafael Sánchez también "fue expulsado por el alcalde por el hecho de solicitar el uso de la palabra", según ha agregado la coalición de izquierdas, que ha explicado que finalmente se procedió a la votación del punto y fue aprobado por la mayoría absoluta del PSOE.

"Desde Izquierda Unida consideramos inasumibles este tipo de actuaciones por antidemocráticas y porque están coartando la libertad de expresión de los representantes legítimos de los vecinos y vecinas de Campillo de Arenas", ha asegurado no sin apuntar que "hará uso de su legítima defensa ante los tribunales ordinarios en el caso de que este tipo de conductas se vuelvan a repetir" en futuros plenos.

En concreto, la federación de izquierdas entiende que este tipo de actuaciones pueden suponer delitos contra la libertad de expresión y contra el ejercicio del cargo público. Por ello, ha dicho esperar que el regidor "cumpla con la ley" en el desarrollo de los plenos que celebre la Corporación Municipal de Campillo de Arenas "y no sea necesario acudir a los tribunales para defender unos derechos básicos en un Estado de Derecho".

Consulta aquí más noticias de Jaén.