La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, ha asegurado este martes que los trámites para la renovación del Ingreso Aragonés de Inserción (IAI) serán más sencillos para que los beneficiarios no se queden sin recibir la prestación.

El objetivo es que las personas que tengan que renovar la ayuda, que caduca en un año, puedan hacer el trámite un mes antes de que esta finalice y que la renovación coincida con el final de la misma, ha informado el Ejecutivo aragonés en una nota de prensa.

Broto ha visitado la sede de la Dirección Provincial del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), donde han comenzado a trabajar este martes diez personas contratadas para agilizar las demoras en el IAI.

Gracias a estas contrataciones, ha dicho Boto, se espera que "antes de que acabe el año estén al día las solicitudes" y ha recordado que se va a llevar a cabo una modificación presupuestaria de unos 2,5 millones de euros para afrontar el pago de la prestación a los nuevos perceptores.

La consejera ha conocido el trabajo de esta dirección provincial, donde se acumula el mayor número de retrasos en lo que se refiere al IAI. Se calcula que en Aragón hay unas 1.560 personas que, cumpliendo los requisitos, aún no perciben esta prestación y que otras 1.900 están pendientes de renovarlo.

Paralelamente, el Gobierno de Aragón ha indicado que sigue trabajando en la elaboración de un anteproyecto de Ley de Renta Básica, que sustituirá al IAI y a la Ayuda de Integración Familiar. Está previsto que en breve se entregue a entidades, trabajadores y agentes sociales un documento base para que presenten sus alegaciones. El objetivo es que el proyecto de ley pueda llegar a las Cortes autonómicas a finales de año.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.