Un total de 261 conductores catalanes ya asisten a alguno de los 58 cursos impartidos en dieciocho poblaciones catalanas para recuperar puntos que han perdido al cometer infracciones de tráfico desde julio de 2006, cuando entró en vigor el nuevo carné de conducir por puntos.

Según los datos facilitados hoy por el conseller de Interior, Joan Saura, con motivo del primer aniversario de la entrada en vigor del nuevo carné, la mayoría de los 261 alumnos tienen entre 20 y 29 años (130), son hombres (237) y conductores no profesionales (255).

Hasta el momento, en Cataluña se imparten un total de 58 cursos en las poblaciones de Badalona, Barcelona, Girona, Granollers (Barcelona), Igualada (Barcelona), La Seu d'Urgell (Lleida), Lleida, Manresa (Barcelona), Mataró (Barcelona), Olot (Girona), Reus (Tarragona), Sabadell (Barcelona), Tarragona, Terrassa (Barcelona), Tortosa (Tarragona), Vic (Barcelona), Viladecans (Barcelona) y Vilafranca del Penedès (Barcelona).

356 conductores catalanes sin puntos

El Servei Català de Trànsit (SCT) ha retirado la totalidad de los puntos del carné de conducir a 356 personas en Catalunya, en el primer año de aplicación del nuevo sistema del permiso de conducir. Sin embargo, los conductores con todos los puntos retirados pueden ser más, ya que las Policías Locales tramitan por su parte la retirada de puntos directamente con la Dirección General de Tráfico (DGT). Las causas más habituales de la retirada de puntos son la velocidad (23,13%) y la alcoholemia (20,92%).

Según los datos facilitados hoy en rueda de prensa por Trànsit, desde el 1 de julio del año pasado hasta el miércoles 27 de junio se han cerrado 76.251 expedientes sancionadores, que comportan la pérdida de 231.889 puntos. El perfil mayoritario del conductor que ha perdido todos los puntos es un hombre menor de 35 años y de nacionalidad española.

De todos los conductores sancionados, sólo 43 ya han entregado su permiso a las autoridades de tráfico.

Menos muertes en la carretera

Uno de los efectos más importantes del permiso por puntos, y que ya se esperaba, ha sido el descenso significativo de las muertes en las carreteras. En los primeros 12 meses de aplicación ha habido 63 muertos menos, un 15,7%, pasando de 401 fallecidos entre julio de 2005 a julio de 2006 a 338 en el último año.