Bush y Putin son conscientes de la repercusión que tienen todas sus decisiones en el plano político mundial.

Por eso, antes de hablar sobre los escudos antimisiles, decidieron relajarse cerca de la residencia de Bush con un tranquilo día de pesca.

Después, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y el de Rusia, Vladímir Putin, reunidos en Kennebunkport (Maine), han prometido coordinarse en su política contra el programa nuclear iraní.

"Cuando Rusia y Estados Unidos hablan en la misma sintonía, tiende a tener un efecto y por lo tanto agradezco la actitud rusa en las Naciones Unidas", declaró Bush, mientras que Putin afirmó que "seguiremos teniendo éxito" en la colaboración de ambos países dentro de la ONU contra el programa iraní.

EEUU ha propuesto nuevas sanciones contra Teherán

EEUU ha propuesto nuevas sanciones contra Teherán ante la negativa del Gobierno iraní a suspender sus actividades de enriquecimiento de uranio, que Washington considera que tienen fines militares y que Irán asegura que son pacíficos.

Bush y Putin realizaron unas breves declaraciones tras una reunión de más de una hora que tenía como objetivo relajar las tensiones en las relaciones bilaterales entre ambos países, que algunos expertos consideran que atraviesan el momento más gélido desde la Guerra Fría.

La polémica por un nuevo escudo antimisiles

El programa nuclear iraní, la situación de Kosovo y, sobre todo, el escudo antimisiles que EEUU quiere desplegar en países del este de Europa y sobre el que Rusia ha expresado su escepticismo, formaron parte de las conversaciones.

En este sentido, Bush aseguró que la República Checa y Polonia, los países donde podría instalarse, necesitan ser "parte integral" del sistema defensivo que planea EEUU.

Rusia había objetado al despliegue de instalaciones estadounidenses en esos dos países y, en la cumbre del G8 en Alemania en junio , la última ocasión en que ambos presidentes se habían reunido, Putin ofreció a Bush como alternativa el uso conjunto de una base de radares en Azerbaiyán.

La instalación del escudo antimisiles en la República Checa y Polonia no es necesario

El presidente estadounidense se mostró entonces dispuesto a estudiar la oferta, pero desde entonces el secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, había afirmado que las instalaciones en Azerbaiyán no servirían como alternativa.

En sus conversaciones de hoy, Putin insistió en que el plan estadounidense debería expandirse para abarcar también Europa y los países de la OTAN, y opinó que las instalaciones en la República Checa y Polonia no serán necesarias.