Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido en Burgos a un conductor ebrio por agredir e increpar a los agentes de la autoridad que le interceptaron tras una infracción de tráfico y después de que intentara huir sin realizar la prueba de alcoholemia.

El presunto culpable, de 52 años y cuya identidad responde a las iniciales D.P.R, realizó una maniobra prohibida que casi ocasiona un accidente de tráfico, por lo que los agentes procedieron a la interceptación del vehículo, han informado a Europa Press fuentes policiales.

Tras la detención, observaron que tanto el conductor como su acompañante presentaban signos de intoxicación etílica, con lo que se solicitó la presencia de la Policía Local para practicar la prueba de alcoholemia correspondiente.

Antes de que llegaran los agentes municipales, el conductor salió corriendo del vehículo para esconderse en los matorrales cercanos, acción que no resultó satisfactoria, ya que los agentes de la policía lo localizaron.

Tras esta acción, el autor la emprendió a golpes contra los policías, a los que también increpó gravemente, con lo que resultó detenido en ese mismo momento. Posteriormente, dio positivo en la prueba de alcoholemia. A su vez, su acompañante fue denunciado por su comportamiento.

Consulta aquí más noticias de Burgos.