Los ayuntamientos afectados por el gran incendio de Cualedro (Ourense), que desde el domingo hasta este lunes arrasó más de 3.000 hectáreas y no quedó controlado hasta este martes, pedirán a la Xunta de Galicia la declaración de zona catastrófica.

Vecinos de este municipio consultados por Europa Press han lamentado la situación en la que se encuentra el monte en esta zona de la provincia ourensana y se han mostrado críticos con la política contra incendios desarrollada por la Administración autonómica, al demandar más prevención para evitar fuegos de la magnitud como el que ya sufrió esta localidad en 2013.

Con respecto a los daños sufridos, los vecinos afirman desconocer si podrán acceder a algún tipo de indemnización, aunque sí han confirmado que los regidores les han trasladado su intención de solicitar al Gobierno gallego la declaración de zona catastrófica.

"No sabemos nada, el alcalde —de Cualedro, Luciano Rivero— estuvo el domingo en la zona en la que empezó el incendio y ahora lo que se comenta es que piensan hacer una reunión", ha explicado Toño Fontarigo, un vecino que vive en Vilar de Liebres.

Por su parte, Ana María Salgado, que tiene una explotación en Cualedro, ha censurado que hace dos años no recibieron ningún tipo de indemnización, pero ha avisado de que si la declaración de zona catastrófica va adelante, no debe significar mayores trabas para los ganaderos.

A este respecto, Salgado ha explicado que "los pocos que quedan en la zona, viven de la ganadería y de la agricultura", y ha reivindicado que estas actividades son las que permiten que el monte esté limpio. "Pero cada vez quedamos menos, y con estos incendios y la prohibición de pastorear durante tres años —después del fuego—, el rural se va a desertizar", ha advertido.

Esta vecina de Cualedro ha admitido desconocer las causas del gran incendio originado el domingo, pero rechaza "cargar el muerto a los ganaderos". "Lo que queremos es que limpien el monte, porque durante los tres años después del incendio, todo crece muy rápido y en algunas parcelas no se puede ni entrar", ha señalado. Por ello, demanda un cambio en la política contra incendios, con más prevención y menos extinción.

Por su parte, Toño Fontarigo, al que le ardieron varias fincas de leña, una de centeno que "por suerte" ya había recolectado y otra parte en la que había plantado castaños, ha indicado que "todo está muy seco este año" y ha pedido mayores penas para los incendiarios.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.