Los sindicatos de la Junta de Personal del Chuvi han denunciado este martes que la concesionaria del nuevo hospital de Vigo "no responde" por las deficiencias detectadas en el centro, dos meses después del inicio de actividad en el mismo, y que debe ser el Sergas el que le exija el cumplimiento de los niveles adecuados de calidad, algo que no hace, por lo que no descartan tener que acudir a la vía judicial.

En una rueda de prensa, el presidente de la Junta de Personal, Ángel Cameselle (CC.OO.), ha señalado que "sorprende darse cuenta de que quien manda aquí no es el Sergas, sino la concesionaria, que nunca está para dar respuestas y explicaciones".

En esa línea, el portavoz de CESM-Omega, Manuel Nieto, ha denunciado que "la concesionaria no responde, y es el Sergas el que tiene que exigirle explicaciones, porque este hospital va a costar mucho dinero a todos". Asimismo, ha denunciado el "grave oscurantismo" en todo lo que respecta a las deficiencias en el Álvaro Cunqueiro, y la paralización del traslado por falta de garantías en la calidad del aire en zonas críticas, como quirófanos, UCI o reanimación.

Así las cosas, Cameselle ha señalado que "existe la posibilidad de denunciar esto en la Fiscalía" y que "probablemente" así lo haga la Junta de Personal, una decisión que, en todo caso, aún no se ha tomado.

Deficiencias y aplazamiento del traslado

La representante de SAGAP, Marisa Velicia, ha relatado algunas de las deficiencias consignadas por trabajadores y pacientes, como la caída del falso techo, la inestabilidad de estanterías y elementos de sujeción fijados en las paredes, la huella de los roedores en algunas zonas, tuberías que se rompen, instalaciones inadecuadas en la zona de endoscopias o farmacia, etc. "Esto no se denuncia por una cuestión de oportunismo. Si no les gusta que haya rumores, que den la cara y expliquen qué está pasando", ha sentenciado.

Sobre los motivos que han obligado a suspender el traslado de pacientes, los sindicatos insisten en que no han recibido ninguna información, y que su petición de que se convocase el Comité de Salud Laboral ha sido respondida por parte del gerente con una negativa porque "según él, no es urgente".

Sin embargo, María Xosé Rodríguez, de la CIG, ha advertido de que "si se paraliza el traslado es porque algo grave está pasando, porque había un cronograma que querían cumplir escrupulosamente". "Se trata de tapar todo, de ocultar la información, y eso nos hace sospechar que está pasando lo peor", ha afirmado, al tiempo que ha lamentado que el nuevo hospital "se cae a trozos y es inaceptable que el Sergas lo consienta".

A todo esto se suma, según la Junta de Personal, que los pacientes no tienen facilidades para presentar escritos de reclamación, ya que apenas hay instancias de papel, y se ha promovido un sistema de quejas por vía telemática que no es accesible a todos los usuarios.

Finalmente, la Junta de Personal ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para que la manifestación del 3 de septiembre, que saldrá a las 20.00 horas del hospital Xeral, sea "masiva". "Hay argumentos de sobra para salir a la calle a defender la sanidad pública", han defendido.

Denuncia ante la comisión europea

Por su parte, la Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública ha anunciado que este martes remitirá por correo una denuncia a la Comisión Europea "por presunto incumplimiento del Derecho Comunitario del Reino de España, en la persona del gobierno de la Xunta de Galicia, en relación a la licitación de la concesión administrativa del nuevo hospital de Vigo".

En esa denuncia, han señalado, se insta a la "administración incumplidora" a resolver la concesión y proceder a su rescata a la empresa concesionaria.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.