EQUO Tenerife ha presentado alegaciones contra la regasificadora de Granadilla en la que se recogen "argumentos claros" con los que se cuestiona tanto la instalación de la planta como la utilidad del propio puerto industrial, según ha informado en una nota de prensa.

En la argumentación contra esta instalación se plantean cuestiones como las deficiencias de seguridad del propio proyecto, la amenaza que supone la cercanía del aeropuerto, la baja operatividad, la peligrosidad que el régimen de vientos impondrá al muelle o el riesgo para el medio que supone los vertidos que generará la actividad.

Asimismo, ha destacado que la implantación de barcos gaseros en el muelle o en tierra supondría "la aniquilación total de la vida en varios kilómetros a la redonda y la afección escalonada de gran parte del sur de la isla".

A su vez, EQUO ha calificado como "engañoso" y "trasnochado" el cálculo que el proyecto hace de las fuentes energéticas alternativas, de manera que "convierten el claro potencial del desarrollo de energías renovables que tiene el sur de la isla en algo inviable tanto técnica como económicamente".

Para EQUO, "la apuesta clara del Gobierno de Canarias por el gas sólo demuestra la falsedad de sus declaraciones a favor de las renovables y deja en una mera pose política la oposición del Ejecutivo regional a las prospecciones petrolíferas el año pasado".