La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que tanto los países miembros de la Unión Europea (UE) como la Comisión (CE) tienen que asumir el reto que representa el alto flujo de refugiados y aseguró que en este punto hay consenso con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

"Estamos de acuerdo en que la política europea de asilo tiene que aplicarse. En ello los países miembros de la UE tienen una responsabilidad al igual que la Comisión, con la definición de países seguros y la creación de centros de acogida, por ejemplo, en Grecia e Italia", dijo Merkel.

España podría aumentar la cifra de admisión de 2.739 refugiados que había anunciado La canciller añadió que se tiene que hacer un trámite rápido para separar a aquellos que tienen perspectivas de que su solicitud de asilo sea aprobada y aquellos que no tienen prácticamente ninguna posibilidad.

"Los que no tienen perspectiva tienen que ser rápidamente repatriados y los que la tengan tiene que ser distribuidos de una manera justa entre los países miembros, teniendo en cuenta la población y la capacidad económica de cada país", dijo Merkel.

Por su parte, el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, se mostró dispuesto a que España aumente la cifra de admisión de 2.739 refugiados que había anunciado, pero siempre que se cumplan una serie de condiciones por parte de la Comisión Europea y de los países a los que llegan estas personas. Rajoy hizo estas declaraciones en la conferencia de prensa conjunta en Berlín con la canciller alemana.

Ante la pregunta de si España puede aumentar esa cifra de refugiados, Rajoy aseguró que está dispuesto a hablar de este asunto y, por tanto, la posición puede modificarse, pero instó a que la Comisión impulse una política común de asilo y a que países como Italia y Grecia hagan centros de acogida de los refugiados.