Atentados en Irak
Imágenes de un coche bomba en una estación de autobuses y algunos de los heridos. (REUTERS) (REUTERS/Mahmoud Raouf Mahmoud)

El Ejército estadounidense ha acusado en repetidas ocasiones a la Fuerza Qods de armar y entrenar a combatientes chiíes iraquíes que atacan a soldados de Estados Unidos e Irak.

Irán ha negado repetidamente estar involucrado en la violencia que asuela a Irak y culpa a la invasión liderada por Estados Unidos en 2003 por el baño de sangre.

'Nuestra (información de) inteligencia revela que altos líderes de Irán están al tanto de esta actividad', dijo el portavoz militar brigadier general Kevin Bergner en una conferencia de prensa en Bagdad.

'También entendemos que los altos líderes iraquíes han expresado sus preocupaciones al Gobierno iraní acerca de estas actividades', agregó el militar.

Irán no reconoce oficialmente la existencia de la Fuerza Qods. Expertos militares y algunos iraníes exiliados dicen que es una rama de las Guardia Revolucionaria que opera en el extranjero.

Además, sostienen que rinde cuentas directamente a la máxima autoridad iraní, el líder supremo o ayatolá Ali Jamenei.

La Guardia Revolucionaria tiene una estructura de mando independiente del Ejército regular iraní.

Bergner dijo también que la Fuerza Qods estaba trabajando con la milicia libanesa de Hezbolá para llevar a cabo actos de violencia en Irak.

El portavoz expresó que Estados Unidos ha descubierto la existencia de tres campos de entrenamiento relativamente pequeños cerca de Teherán, donde se preparaban milicianos chiíes iraquíes.

El ministro de Defensa de Irán, Mostafa Mohammad Najjar, desestimó el domingo las acusaciones de Estados Unidos de que su país estaba interviniendo militarmente en Irak y apoyando a combatientes locales, calificando ambas de 'pura mentira', según informó la agencia oficial de noticias IRNA.

El ministro dijo que esas acusaciones eran parte de una guerra psicológica liderada por Estados Unidos, según agregó la agencia.

/Por Alister Bull y Dean Yates/.*.