Ban Ki-moon, el secretario general de la ONU, se ha visto obligado a retirar el informe que había elaborado sobre el Sáhara Occidental y que fue colgado durante muy poco tiempo en la web de Naciones Unidas .

En ese informe, Ban Ki-moon instaba, en un lenguaje muy diplomático, a dejar a un lado sus aspiraciones para acceder a negociar el plan de autonomía que Marruecos entregó en abril al Consejo de Seguridad, según publicaba El País.

El informe recomendaba que dejaran fuera "por el momento la cuestión del estatuto definitivo"

Los términos en los que se refería a esta cuestión eran los siguientes: "Se podría pedir al Frente Polisario que pusiera a prueba la disposición de Marruecos a participar en negociaciones serias y constructivas formulando propuestas concretas para definir, aclarar o enmendar las disposiciones de la propuesta de Marruecos, dejando fuera por el momento la cuestión del estatuto definitivo".

El secretario general de la ONU se ha visto obligado a recular ante las reacciones negativas de los países que apoyan a los independentistas saharauis, como Argelia o Sudáfrica.

Ha anunciado una nueva versión para principios de semana aunque esta versión, tal y como anunciaba el diario, llegará fuera del plazo que le había dado el Consejo de Seguridad, que finalizó el 30 de junio.

Antes de esta fecha debía remitir un informe en el que se recogieran las impresiones sobre la primera ronda de negociaciones sobre el porvenir del Sáhara, y que reunió a Marruecos y al Frente Polisario en Nueva York a mediados del mes pasado.

Para la segunda ronda, que se ha convocado el 10 de agosto también en Nueva York, Ban Ki-moon tiene que elaborar recomendaciones, tras reconocer que no hubo avances en esta primera reunión.