Exposición de joyas incautadas
Joyas incautadas y exhibidas para su recuperación Archivo

Las personas que fueron desvalijadas tienen ahora la oportunidad de recuperar el patrimonio hurtado. La Guardia Civil expone desde esta mañana en la Comandancia, ubicada en avenida Medina Azahara, 2, las joyas incautadas dentro de la Operación Listo, desarrollada el pasado 7 de junio. En esta operación también se intervinieron 15 kilos de cocaína, que supone el mayor alijo de esta droga incautado en la capital.

Las joyas que se exhiben están valoradas en más de 100.000 euros y las personas que denunciaron su robo pueden llegarse a partir de las 9.00 a la sede de la Comandancia para examinar el botín incautado e iniciar el procedimiento de recuperación.

En la Operación Listo se detuvieron a tres personas, se intervinieron 15 kilos de cocaína de gran pureza, 115.000 euros en efectivo, un botín de numerosas joyas valoradas en más de 100.000 euros, una pistola ilegal con munición, tres vehículos y una motocicleta de gran cilindrada.

Detalles de la Operación

La “Operación Listo” tuvo su origen en la investigación que sostiene la Guardia Civil tras la explotación de la operación “Lolailo”, que se desarrollo entre los meses de marzo y octubre del pasado año 2006.

Los integrantes de la red detenidos en Córdoba, G.P.R. de 29 años de edad, y su padre P.P.M. de 58 años, habían establecido contacto con una importante organización, formada principalmente por ciudadanos de origen sudamericano, dedicada a la introducción de droga en España y su posterior distribución por todo el territorio nacional.

El contacto entre los detenidos en Córdoba y la citada organización internacional, se realizaba a través de un solo individuo, D.U.H. de nacionalidad Colombiana, de 25 años, vecino de Munguia (Vizcaya), no conociendo al resto de los miembros de la organización delictiva, y que adoptaba extraordinarias medidas de seguridad cuando se desplazaba a Córdoba para efectuar las entregas de droga.

La explotación de la “Operación Listo” fue decidida por los investigadores de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Córdoba en la madrugada del pasado día 3 junio al tener constancia que la organización investigada iba a recibir una importante cantidad de cocaína en Córdoba y verificar que el narcotraficante colombiano había salido de Munguía y se dirigía por carretera hacia Córdoba.

El dispositivo de vigilancia establecido sobre el narcotraficante colombiano confirmo que el vehículo que este estaba utilizando en su desplazamiento había sido “marcado positivo” en el aparcamiento del hotel de la localidad de Puerto Lápice (Ciudad Real) donde pernoctaba D.U.H.., lo cual vino a confirmar la información disponible y apuntaba a una entrega de droga inminente.

Ante ello, la Guardia Civil estableció un amplio dispositivo de servicio cubriendo los dos objetivos en nuestra capital y las tres viviendas de Córdoba donde solían realizar sus operaciones, y se decidió proceder a la detención del narcotraficante colombiano a primera hora de la mañana cuando fuese a recoger el vehículo. A primeras horas del pasado lunes, la Guardia Civil procedió a su detención, interviniéndose oculta en su vehículo más de tres (3) kilos de cocaína de gran pureza.

Por su parte, el dispositivo de vigilancia establecido sobre los integrantes de la red de Córdoba, en prevención a que los mismos pudieran huir o trataran de desprenderse de la droga y el resto de elementos de prueba que pudieran tener en sus domicilios, procedieron esa misma mañana a la detención de los dos cabecillas en las proximidades de sus domicilios, en la urbanización La Perla I en la barriada de Majaneque, termino municipal de Córdoba, procediendo al registro de ambos domicilios.

Una vez concluidos estos registros, la Guardia Civil realizó un tercer registro de un chalet de lujo que los detenidos habían adquirido recientemente en la zona conocida como la Carrera del Caballo, a la salida de Córdoba dirección Badajoz, por la N-432. En este chalet, utilizado por los detenidos como “piso de seguridad”, es donde almacenaban la mayor parte de la droga, más de 11 kilogramos, sustancias para cortarla, elementos para tratarla, dinero y joyas que obtenían por dicha actividad.