La Audiencia Provincial de Pontevedra juzga este martes a un ciudadano de nacionalidad marroquí al que se acusa de haber robado y violado a una anciana gallega de 92 años el 26 de febrero de 2006, según publica ABC.

La agredida ha grabado su testimonio en vídeo

La anciana, Elisa Santamaría Cabo, es consciente de que su declaración resulta fundamental y, temerosa de fallecer o de perder facultades antes de la vista oral, Santamaría grabó en vídeo su declaración de los hechos delictivos para que la cinta sirviera como testimonio en el proceso.

Esta posibilidad está contemplada en la Ley de Enjuiciamiento Criminal y es especialmente útil en circunstancias como ésta.

En la cinta, la nonagenaria cuenta cómo abrió la puerta el 26 de febrero de 2006 un día que no esperaba visitas en su domicilio pontevedrés de Villagarcía de Arosa.

Relato de los hechos

Al otro lado de la puerta se encontraba Abdelghafour Lourtassi, un marroquí de 32 años nacido en Casablanca que la empujó al interior de la vivienda.

Una vez dentro le preguntó si tenía comida o dinero y se interesó por dónde dormía.

Le dio 1.100 euros que escondía en el sujetador

Según cuenta la mujer en el vídeo, cuando el supuesto agresor vio una habitación con la puerta abierta simuló tener una pistola en el bolsillo para amenazarla y la llevó allí a empujones.

Ella, pavorida, le dio una una pequeña bolsa que guardaba en el interior del sujetador donde escondía un total de 1.100 euros.

Inmediatamente después, Santamaría confesaba que Lourtassi creyó que no había más dinero en la casa por lo que la desnudó y abusó de ella.

La anciana salió al balcón y pidió auxilio y poco después fue asistida por algunos vecinos.

Piden de 15 a 24 años de prisión

La Policía Nacional detuvo a Lourtassi en menos de 24 horas, para el que el Fiscal pide 15 años de prisión por agresión sexual, otros cinco por allanamiento de morada e intento de robo, y tres indemnizaciones: 18.030 euros por daños morales y psicológicos, 1.100 por el dinero sustraído y 3.000 por los días que tardaron en curar las lesiones físicas.

Según informa ABC, la acusación particular pide 24 años de cárcel, porque añade la acusación por robo.

El supuesto violador está en prisión desde que fue detenido.