Los accesos a Sevilla registran en estos momentos hasta 14 kilómetros de retenciones por lo que la circulación es más lenta de lo habitual, según informan fuentes de la Dirección General de Tráfico en Sevilla.

Todo se debe a la gran afluencia de vehículos que se dirigen la capital sevillana a estas horas de la mañana, ya que no se ha producido ningún accidente que las haya provocado.

La mayoría de los problemas se registran en la SE-30, donde se contabilizan hasta 10 kilómetros de atascos, entre el Puente del Quinto Centenario y la Gota de Leche.

Mientras, la A-4, en los accesos a la capital hispalense desde Cádiz, registran otros cuatro kilómetros de colas.

Por su parte, la A-49, otra vía habitual de los atascos por las mañanas, está libre de retenciones.