Atentado en el centro de Bangkok
Agentes de la policía tailandesa permanecen en el lugar donde ha explosionado una bomba frente a un templo budista en Bangkok, Tailandia. Docenas de personas han muerto en la explosión, que se produjo en una de las intersecciones más populares de la capital. RITCHIE B. TONGO / EFE

La Policía tailandesa detuvo este sábado a un sospechoso en relación con el atentado con bomba que el pasado 17 de agosto provocó 20 muertos y más de cien heridos en un templo hindú en Bangkok, informaron los medios locales.

Según el diario Post Today, la Policía afirmó que el detenido, de nacionalidad turca, fue capturado cerca de las 14.00 horas locales en una redada policial en un apartamento en el noroeste de la capital.

Los agentes encontraron material para fabricar bombas en el apartamento, situado en la calle Chueam Samphan del distrito de Nong Chok.

En el registro también hallaron una mochila parecida a la que llevaba el autor del atentado, según los vídeos grabados por las cámaras de seguridad el día del ataque. Se trata de la primera detención que realiza la Policía en relación con el ataque, que ningún grupo ha reivindicado hasta el momento.

El jefe de la Policía, Somyot Poompanmoung, afirmó que, según las investigaciones, el grupo responsable estaba compuesto por extranjeros y tailandeses.  Tras la tragedia, ocurrida en el corazón comercial de la capital, las autoridades consideraron "improbable" que el ataque hubiera sido perpetrado por el terrorismo internacional, en alusión a Al Qaeda, el Estado Islámico (EI) o la organización Yemaa Islamiya, autora de los ataques más mortíferos ocurridos en el Sudeste Asiático este siglo.

Algunos analistas apuntan a motivaciones políticas, a la insurgencia musulmana del sur del país o incluso a los Lobos Grises, un grupo radical turco que habría atentado para vengarse de Tailandia por deportar a miembros de la minoría túrquica uigur a China.

La explosión tuvo lugar en uno de los templos más famosos de Bangkok, y se produjo por la detonación de unos tres kilogramos de TNT. En el ataque fallecieron seis tailandeses, cuatro malasios, tres chinos, dos hongkoneses, un indonesio, un singapurés y una británica, más dos personas sin identificar.