Cualquier discapacitado, ya sea visual o no, podrá acceder a cualquier lugar o transporte público con un perro guía. Esta iniciativa, que hasta ahora sólo se permitía a los ciegos, la ha aprobado el Gobierno vasco a raíz de una proposición del PSE-EE, y con el voto a favor de todos los grupos. El texto, que sustituye a la ley de perros guía de 1997, define como perro de asistencia todos aquellos que hayan sido adiestrados por entidades especializadas.