Hoy comienza a funcionar el Juzgado de Violencia contra la mujer, tal y como adelantó 20 minutos hace dos meses. Se trata de la primera sala específica que se abre en la ciudad y la segunda en Galicia. Las dependencias de este nuevo organismo están ubicadas en la planta baja del edificio de los juzgados, en el antiguo recinto del Instituto de Medicina Legal de Galicia, ahora trasladado a un bajo en Monelos.

La puesta en marcha de este juzgado estaba prevista para el próximo mes de noviembre e incluso no se descartaba que su apertura se retrasara hasta principios del próximo año. Sin embargo, la situación de colapso que vive el juzgado encargado de los casos de malos tratos –el de Instrucción número 6– ha llevado a la Xunta y al Ministerio de Justicia a acelerar todos los trámites para crear la nueva sala.

Además, durante los próximos meses los dos juzgados tramitarán casos de violencia contra la mujer. El de Instrucción no admitirá más denuncias y se dedicará a zanjar los casi 4.000 asuntos  que tiene pendientes, según CC OO. Cuando finalice, volverá a asumir sus funciones originales. Por su parte, la nueva sala empezará de cero, asumiendo únicamente los casos que lleguen a partir de esta mañana.

1.000 denuncias al año

De esta forma se pretende agilizar todo el sistema para que las víctimas obtengan en el menor tiempo posible una respuesta, sea una orden de alejamiento o el ingreso en prisión del acusado.

Según los últimos datos judiciales disponibles, cada año unas 1.000 coruñesas presentan una denuncia por malos tratos por parte de su compañero o ex pareja. Además, en 2006 se emitieron 639 órdenes de protección para otras tantas mujeres y 142 disfrutaron del llamado ‘salario da liberdade’. Se trata de una ayuda de hasta 600 euros mensuales que otorga la Vicepresidencia da Igualdade e do Benestar para facilitar la independencia.

Cinco muertas en cinco meses

Galicia está viviendo el peor año en lo que a violencia doméstica se refiere. En los últimos cinco meses ya han muerto cinco mujeres, la cifra más alta de los últimos años. De hecho, desde hace una década sólo en 2003 se registró la misma cifra de víctimas, y fue en todo el año. El último caso ocurrió en la comarca coruñesa, concretamente en la localidad oleirense de Santa Cruz, donde el pasado día 22 fue detenido un septuagenario por el asesinato de su mujer. El cuerpo de ella fue encontrado enterrado en un monte próximo a la casa familiar. Además, en A Coruña el 15 de febrero una anciana, enferma de Alzheimer, murió degollada. Con este balance, Galicia ya es la segunda comunidad con más víctimas.